Salud y Sexualidad

La iridología

El iris revela desde la contextura física que la persona ha heredado de sus progenitores hasta impurezas orgánicas, entre otra cantidad de información de nuestro cuerpo

La iridología es la técnica de diagnosticar el estado de salud de la persona por medio de la observación del iris a través de una lente con luz. Se encuentra dentro de los medios de diagnósticos alternativos de la medicina natural, y por sus sorprendentes resultados es practicada cada vez más por naturistas y médicos.
Historia
Existen documentos caldeos, egipcios, chinos, japoneses y de la Edad Media que ofrecen información sobre la observación de la salud por medio de los ojos, sin embargo, fue el húngaro Ignatz von Pec zely, en el siglo XVIII, quien investigó y elaboró la primera carta irídica, luego vendrían otros como Nils Liljequist, el Abad Felke, Eva Flink, Medaleine Madaus, Manuel Lezaeta y el connotado Dr. Bernard Jensen.
Indudablemente que todos estos precursores de la iridología, que en su mayoría han sido médicos, han tenido sus dificultades con la medicina oficial, sin embargo, cada vez es estudiada por los científicos.
Método
Al observar un ojo vemos una parte blanca que se llama esclerótica, un punto negro al centro que se llama pupila y otra parte de diferentes colores, según la herencia de cada cual, que se llama iris.
El iris y la pupila son lo que fundamentalmente estudia la iridología. Aparte de las técnicas generales de la entrevista médica, se usa un mapa iridológico como referencia donde están todas las marcas posibles que revelan los estados de salud de la persona, auxiliándose de una lupa y una linterna para ver mejor el iris. Ordinariamente, el experto tiene una ficha donde va anotando los hallazgos, según las entrevistas que realiza. El iridólogo puede saber el estado de salud del paciente sin hacer muchas preguntas.
Actualmente existen equipos ópticos y computarizados que llevan a cabo ese trabajo automáticamente.
Qué se observa
El iris revela la contextura física que la persona ha heredado de sus progenitores. Cuando examino a un paciente puedo saber si estoy frente a una persona fuerte o débil constitutivamente, si procede de padres longevos o no, si tiene facilidad para curarse o si el camino será arduo. El color del iris nos dice la pureza o impureza orgánica o la carga de toxinas que ha acumulado, y nos señala la calidad de su torrente sanguíneo.
Podemos observar el corazón, riñones, órganos reproductores, colon, estado del cerebro, concentraciones de colesterol, ácido úrico, digestión, así como el estado de la piel y el cansancio mental.
Al observar la pupila podemos conocer traumas físicos, emocionales, parasitosis, enfermedades sicológicas y hasta desórdenes sexuales. Nos señala si la enfermedad se inicia, dónde se inicia, qué afecta, si es accidental, ocasional o crónica, etc. Muchas veces determina enfermedades pasadas. Y también va señalando los niveles de curación o agravamiento. Para lograr toda esta información sólo es necesario conocer el método y practicarlo permanentemente.
El naturista debe usar también el bioanálisis y técnicas de imágenes, para apoyarse aún más y confirmar lo que revela el iris de sus pacientes. Dicen los naturistas antiguos: curar es muy importante, pero mucho más importante es hacer un adecuado diagnóstico del paciente.

La Clínica de Terapias Naturales ofrece diagnóstico iridológico y el seminario: “Teoría y práctica de la medicina natural”, que incluye esta metodología. Infórmese. Consulta naturista y acupuntura, masajes, sauna y reducción de peso. Dirección: Antiguo Cine Rex 75 vrs. al lago. Telf. 244-2888, celular: 861-7881. E-mail: naturistas@mixmail.com