Salud y Sexualidad

Amor entre tres

Para ciertas personas es utópico, sin embargo, hay quienes se han rendido abriendo un pequeño espacio en el corazoncito… por si alguien se apunta

“El corazón tiene más cuartos que un motel”, citó una compañera de estudios hace unos días. Puede que sea cierto, pero las dudas formularon ciertas preguntas. ¿Qué clase de “amores” llegan a dar a un motel? Quizá los perseguidos, los que son señalados, aquellos que no pueden ser.
No es imposible, pero tampoco fácil saber cuándo la relación de dos pasa a ser de tres. Se requiere más que intuición, aquello que cuesta un ojo de la cara: ser sinceros. Algunos terapeutas consideran que es peor callar que alguien más es parte del noviazgo o de la relación, porque por mucho que se intente silenciarlo, irá adquiriendo fuerza.
Por razones de creer que amamos a dos personas a la vez, se ha descubierto todo lo contrario y que sólo necesitábamos estar un poco lejos para afirmar que nuestro corazón no puede estar dividido. Un ejemplo real es el de la jovencita L.C., de 20 años. Al igual que muchos adolescentes, estaba muy confusa respecto a su noviazgo.
Una relación acabada hace algunos años la estaba enloqueciendo: “Anduve con un vecino que me encantaba, pero la cosa es que terminamos, y en la universidad conocí a otro chico totalmente distinto a lo que yo buscaba, y eso me gustó mucho y nos hicimos novios”.
“Me visitaba en la casa, pero cada vez que nosotros salíamos y yo veía a mi ex, sentía que no lo había olvidado, por eso corté con mi novio y volví con mi ex, sólo necesité una semana para convencerme que ¡nada que ver! El amor había muerto y como loca regresé con el que ya había cortado. Hoy no lo dejo por nadie”, finalizó.
No se puede amar a dos
Según comenta la sicóloga Leyda Gutiérrez, no se puede amar a dos personas a la vez. Te pueden gustar, querés estar con dos personas a la vez, pero de eso a amar hay mucha diferencia.
Gutiérrez afirma que “amar es entrega, querer el bien, sentirte bien, estar completos, y no se puede sentir eso por dos personas, es totalmente distinto al amor filial” (la familia, por ejemplo).
Asimismo, plantea que los responsables de generar la confusión no son los sentimientos --sean cuales sean-- sino, nosotros mismos, porque conceptualizamos al amor sin saber cómo es realmente, ya que nunca antes hemos amado.
Estar enamorados y amar: cosas distintas
Un aspecto que la sicóloga Gutiérrez resalta es que a menudo creemos que cuando amamos a una persona estamos enamorados, y no siempre es así. Se puede comenzar amando y luego llegar a enamorarnos.
El enamoramiento implica --según la sicóloga-- caracteres distintivos como, lo compulsivo, lo enfermizo, en fin, lo patológico de los sentimientos. Entre el más común es el celo, “porque el amor no da paso a desconfianza, sino a más fe”, añade.
Afortunadamente cada cabeza es un mundo, capaz de crear y acabar con ideas; también de controlar los sentimientos. Es decir, cada quien enfrenta sus emociones de forma distinta, por ello, buscará las mejores salidas y podrá reforzar lo que creamos. Aunque en principio no podamos decidir sobre un sentimiento, luego lo podremos hacer y, por tanto, ser responsables por las acciones a seguir en relación a ese sentimiento.

Ellos y ellas opinan
“No creo que se pueda amar a dos personas a la vez, porque el amor no podés estarlo compartiendo con alguien más, si se da, tal vez sea cariño”.
Arlen Mogollón, 19 años.
Estudiante.

“Depende, porque podés estar con dos personas, pero una es a una quien amas, y la otra una aventura. Creo que sí podés amar a una, pero tener a otra”.
Guillermo Sáenz, 19 años.

“Creo que no se puede estar con dos, eso es feo”.
Aurora Pineda, 42 años.

“Se puede, pero habrá un momento en que uno se apegue más a la otra persona, lo que nos lleva a ser infieles”.
Franklin Tercero, 30 años.

“Sí. Porque uno puede dividir el amor, además, uno puede sentir mucho cariño y llegar a enamorarse también”.
Xochitl Solís, 18 años.

“No se puede, porque tenés que compartir tu vida con alguien, y la otra sólo te puede atraer”.
Francis Landero. 17 años.