Salud y Sexualidad

El Ojo Seco


Dicen que el ojo es la ventana del alma, es el órgano que da sentido a una vida de colores e imágenes, pero ¿qué pasa cuando su mismo entorno ambiental lo afecta, creando complicaciones a su salud?
Pues el Síndrome de Disfunción de la Película Lagrimal o lo que comúnmente se denomina Ojo Seco es una de ellas y la causa de que más personas consulten a un oftalmólogo.
El Ojo Seco es una enfermedad crónica, en algunos casos puede ser eventual, producto de conducir largas horas frente al aire acondicionado o estar expuesto a ventiladores, computadoras y a la televisión, también están propensos los portadores de lentes de contacto ocasionales, dice Federico Trejos, médico oftalmólogo.
“La película lagrimal está constituida por tres capas: lipídica, acuosa y mucinosa, pero el Ojo Seco se produce cuando esta telilla falta en cantidad o cuando la calidad no es la adecuada”, mantiene el especialista.
El doctor Trejos explica que el parpadeo normal se calcula entre 12 y 14 pestañeos por minuto. En el borde del párpado o el área conocida como margen palpebral se produce la capa lipídica y cuando ésta trabaja más de la cuenta también produce irritación.
Cuando hay complicaciones localizadas a nivel del ojo, como en el caso de la parálisis facial, ésta tiende a disminuir el parpadeo. Esta enfermedad, en particular, estático el músculo que se encarga de cerrar los párpados y en casos severos requiere de cirugía.
Otros factores
Algunas enfermedades pueden predisponer, como es el caso de la artritis reumatoidea, la cual destruye e inflama el tejido lagrimal, mantiene el especialista.
También las mujeres en edad de menopausia están propensas a padecer de Ojo Seco, pues como no producen igual cantidad de hormonas la calidad lagrimal se afecta.
Los ácidos y sustancias alcalinas pueden producir una causticación, si es severo puede causar alteraciones en los constituyentes lagrimales.
Síntomas y medicación
Los síntomas más frecuentes en los pacientes con Ojo Seco se derivan en una sensación de arenilla en los ojos, impresión de pinchazos, ardor, enrojecimientos y falta de lubricación.
Como una primera línea de tratamiento están las lágrimas artificiales, disponibles en distintos tipos, entre ellas: líquidas, humectantes, gotas y gel. Los especialistas las recomiendan según la gravedad del caso. Algunas contienen preservantes, pero son mayormente recomendadas las que no los poseen.
El oftalmólogo Justo Munguía Fichtner también recomienda una serie de prácticas sencillas de tratamiento, entre ellas la compresión de los párpados, pues asegura que “el simple parpadeo forzado es una medida de higiene que puede repetirse varias veces al día”.
El especialista considera que el masaje de los párpados es otra medida terapéutica que aumenta la liberación de los componentes de la lágrima. Las compresas calientes son otro método, aunque no es necesario que sean muy calientes, sólo deben superar la temperatura corporal.
La limpieza del margen de los párpados debe ser parte de la higiene diaria, haya enfermedad o no.
El diagnóstico adecuado del Ojo Seco sólo puede brindarlo un médico oftalmólogo, ya que pueden confundirse con otras alteraciones oculares.
Fuentes:
Clínica oftalmológica Trejos
Federico Trejos, médico oftalmólogo
Dirección: Complejo Compostela, Los Robles, calle principal, frente a restaurante Hippos
Telefax: 278-1152; Cel: 881-9018.
Instituto Oftalmológico Munguía
Justo A. Munguía Fichtner
Dirección: Reparto San Juan, restaurante “La Marsellaise” 2 cuadras abajo.
Teléfono: 278-2062