Salud y Sexualidad

Somos lo que creemos ser

Si pensamos positivamente sobre nosotros mismos podemos superar nuestras debilidades

La psicología de la autoimagen dice que cada uno es gobernado y dirigido hacia el fracaso o hacia el éxito según la autoimagen que se haya formado y según sea la figura mental que uno tiene de sí mismo.
La sabiduría popular redactó esta frase “sapientísima” que dice así: “Somos lo que creemos ser”, y esta otra más sabia: “Lo que los demás piensen de mí, no es nunca tan importante como lo que yo opino de mí misma”.
El doctor Gordon, célebre psiquiatra, escribió: “El no aceptar ser lo que uno mismo es se ha convertido en la causa de infinidad de neurosis”.
Hay cosas, situaciones y modos de ser que se pueden cambiar o mejorar, y hacemos muy bien en luchar por superarnos. Pero hay otras que no podemos cambiar, ni quitar de nuestra vida, y quien se encapricha en no aceptarlas cae irremediablemente en la depresión, los pensamientos producen sentimientos y los sentimientos llevan a ejecutar acciones inapropiadas.

Depende de nosotros
Si el pensamiento que tenemos acerca de nuestra imagen es positivo, los sentimientos que nos llegarán serán también positivos, y ellos nos llevarán a ejecutar acciones verdaderamente valiosas. El que tiene una imagen de confianza en sí mismo rendirá al máximo de su capacidad, pero el que tiene una imagen insegura rendirá muchísimo menos.
Si la persona es inclinada a recordar solamente sus fracasos, sus horas negras, sus defectos y humillaciones se irá formando una autoimagen desastrosa, un verdadero retrato macabro que lo llevará infaliblemente a la depresión, al dar lugar a la autocompasión.
La autoimagen depende mucho de la educación recibida. Si tuvimos la desdicha de ser educados por personas que nos vivían criticando, que encontraban más gozo en censurar que en felicitar, y que presagiaban nuestras derrotas más que los triunfos, esas influencias negativas pueden haber hecho que nos hayamos formado una autoimagen derrotista y que hayamos adquirido una inclinación enfermiza a imaginarnos que para nosotros se hicieron en mayor proporción los fracasos que al triunfo.

Esmérate con tu imagen
Afortunadamente la autoimagen se puede ir corrigiendo y perfeccionando. Cada uno tiene la responsabilidad de reconstruirse y convencerse de que su autoimagen gobierna su vida y de que “somos lo que creemos que somos”. Hay que esmerarse en formar una autoimagen positiva y alegre, no como máscara horrenda que asuste y deprima.
Lo que influye es lo que vivimos pensando de nosotros mismos, y eso es lo que afecta nuestra productividad, pues hace que la vida se nos haga alegre o triste, animada o deprimida. “El que piensa en alto, obtiene alto”.

Lic. Ledia Gutiérrez Lanzas
Psicóloga Clínica
Consultorio Psicológico Mente Sana
Reparto Bello Horizonte B II 84
Teléfono 2490536 Y 8122460
lediagutierrez@cablente.com.ni