Salud y Sexualidad

La estrella del turismo y el deporte gay

Capital barata para los europeos y estadounidenses, donde la noche no tiene fin y busca, con el apoyo de las autoridades, convertirse en una ciudad "gay friendly"

Buenos Aires/AFP
Buenos Aires se afirma cada día más como la capital sudamericana del turismo homosexual: a su designación como ciudad anfitriona del 4º Mundial de Fútbol gay se suma la reciente apertura de una tienda de vinos destinada especialmente a esa comunidad.
La Asociación Internacional de Fútbol de Gays y Lesbianas, que se reunió la semana pasada en Copenhague, prefirió Buenos Aires a otras ciudades sudamericanas como Río de Janeiro o Lima, principalmente debido a su tolerancia con relación a los homosexuales, según los organizadores.
Es la primera vez que este acontecimiento gay, que reunirá del 23 al 29 de septiembre de 2007 a unos 500 deportistas, tiene lugar en América Latina. Las anteriores ediciones habían sido en Sidney (Australia), Londres y Boston (Estados Unidos).
Contra la discriminación
La comunidad gay de Buenos Aires se alegró de esta designación, y desea utilizar el acontecimiento para sensibilizar a la opinión pública sobre la discriminación a los homosexuales.
"Este Mundial puede servir para modificar la tradición de un deporte machista y homofóbico", declaró al diario Página 12 Cesar Cigliutti, Presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), organización de defensa de los derechos de las minorías sexuales.
Buenos Aires, capital barata para los europeos y estadounidenses, y donde la noche no tiene fin, busca, con el apoyo de las autoridades, convertirse en una ciudad "gay friendly" (amigable hacia los homosexuales). En este espíritu se enmarca la inauguración la semana pasada de una enoteca dirigida a la comunidad homosexual.
La oficina de turismo de Buenos Aires participa activamente en la promoción de este tipo de turismo, presentando un repertorio de los lugares gay de la capital argentina y proponiendo circuitos temáticos, especialmente en San Telmo, el histórico barrio del tango en Buenos Aires.
Una veintena de comerciantes de ese barrio, entre ellos la flamante enoteca, se asociaron a esta iniciativa.
Buenos Aires gay wine store
La tienda de vinos para homosexuales, "Buenos Aires gay wine store" fue inaugurada el viernes pasado en presencia de personalidades del mundo del espectáculo argentino. Para la ocasión se lanzó además un vino especial, el "Pilot gay wine".
El establecimiento apunta a recibir a una clientela que pueda temer ser objeto de discriminaciones en otros centros de compras, según sus responsables.
"La idea es ofrecer los mismos servicios que en cualquier vinoteca, pero en un ambiente muy tranquilo, donde los riesgos de discriminación no existen", explicó Diego, empleado del local.
Porque aunque la ciudad de Buenos Aires autoriza desde 2002 la unión civil entre personas del mismo sexo, las autoridades judiciales registraron más de 1200 delitos contra homosexuales sólo en el año 2004.
"La discriminación está aún lejos de desaparecer, y es necesario mostrarse más firme en la lucha contra la homofobia", destacó un responsable de la CHA.
A pesar de esto, los turistas homosexuales no se desalientan y visitan cada vez más la capital argentina, donde un crucero gay hizo escala por primera vez en febrero pasado, y un grupo español prevé abrir próximamente un hotel cinco estrellas, apuntando especialmente a este público.
No obstante, los homosexuales argentinos no siempre tienen un perfil "glamoroso". En 1995, algunos de ellos, entre los más pobres, se asentaron en un terreno baldío no lejos de la Universidad de Buenos Aires, donde construyeron un barrio de chabolas rápidamente conocido como "Villa Gay". Fueron expulsados al año siguiente, pero poco a poco algunos han regresado.