Salud y Sexualidad

Asocian pantalones ajustados con SIDA

Esto porque los adultos les compran a las jóvenes unos pantalones ajustados conocidos como “tchuna babes”, con el objetivo de ganarse sus favores sexuales

Maputo, /EFE
La ropa brasileña, muy popular entre las jóvenes mozambiqueñas, se ha convertido en un asunto polémico en este país africano desde que una campaña publicitara vinculara los pantalones ajustados con la propagación del SIDA.
La campaña fue lanzada por la Fundación para el Desarrollo de las Comunidades (FDC), presidida por Graca Machel, viuda del ex gobernante mozambiqueño Samora Machel y ahora esposa del ex presidente sudafricano Nelson Mandela.
Los “tchuna babes”
La idea en la que está basada el anuncio publicitario es que los adultos les compran a las jóvenes y a las adolescentes unos pantalones ajustados importados de Brasil, conocidos como “tchuna babes”, con el objetivo de ganarse sus favores sexuales.
En la campaña publicitaria se llama la atención mediante unas frases demasiado contundentes para el gusto de muchos: “Tu ‘tito’ te da unos ‘tchuna babes’ y también te da el VIH-SIDA” o “Con unos ‘tchuna babes’ del ‘tito’ también puedes ser portadora del VIH-SIDA”.
La ropa, que se vende en los mercados de la capital y en otros puntos del país, importada desde Brasil por comerciantes nigerianos, se caracteriza por ser muy ajustada y marcar el contorno de la mujer de arriba a abajo.
En la última edición del semanario “Domingo” se critica duramente la campaña publicitaria y se sugiere que quienes deben pensar ideas que ayuden a acabar con el contagio del VIH creen que “ahora vale todo”.
18 por ciento de positivos
Mozambique posee una de las tasas más altas de infección del VIH en África, calculada en un 18 por ciento, entre una población de cerca de 18 millones.
Una especialista en publicidad, Verónica Jona, atacó en duros términos a la fundación responsable de la campaña: “La FDC ha perdido la razón al hacer este tipo de asociaciones: pantalones ajustados igual a VIH/SIDA”.
Según Jona, esa campaña “no es digna de alguien que haya estudiado publicidad”. “No es cosa ni de profesionales ni de gente responsable, sino que parece cosas de aficionados”, agregó.
“Ya no saben cómo hacer publicidad contra el SIDA. Ahora llegó la fase de la desinformación”, insistió.
Para Fabrício Sabat, un estilista mozambiqueño, el verdadero problema de la campaña de la FDC está en que conduce a un equívoco.
“Si alguien sale de Maputo a las zonas rurales (de alto índice de analfabetismo) diciendo que los ‘tchuna babes’ están asociados con el VIH/SIDA, las mujeres que se ponen esa ropa serán vistas como un elemento nocivo dentro de esas comunidades”, dijo Sabat a EFE.
Iglesia prohíbe esos pantalones
Tal es la popularidad de esta prenda que un cardenal de la Iglesia Católica, José Marial Alexandre dos Santos, llegó a prohibir la entrada a las ceremonias religiosas de su parroquia a las jóvenes que llevaran pantalones ajustados.
Su intención, sin embargo, quedó en eso, porque las fieles más jóvenes siguieron asistiendo a misa con los “tchunas babes” brasileños.
Según el periodista mozambiqueño Bayano Valy, musulmán, “es preciso censurar de alguna forma la publicidad”, aunque en este caso concreto “hay cosas de las que nadie quiere hablar”.
“Todos saben que las mujeres jóvenes salen vestidas decentemente de su casa y luego pasan por la casa de alguna amiga, se cambian de ropa y se exhiben en la calle”, opinó Bayano.