Salud y Sexualidad

Hallan potente antibiótico

Si supera las primeras pruebas clínicas, el fármaco se convertiría en el tercer antibiótico totalmente nuevo descubierto en las últimas cuatro décadas

Londres/EFE
Científicos de un laboratorio farmacéutico alemán han descubierto un antibiótico capaz de combatir bacterias como los estafilococos, que causan estragos en los hospitales por su alto índice de contagio y resistencia a los fármacos tradicionales, publica la revista científica "Nature".
Los expertos hallaron el nuevo químico en una muestra de tierra de Sudáfrica, y lo denominaron "platensimycin", porque lo produce la bacteria "Streptomyces platensis" como defensa contra otros microbios.
Si supera las primeras pruebas clínicas, el fármaco se convertiría en el tercer antibiótico totalmente nuevo descubierto en las últimas cuatro décadas, y podría emplearse contra gérmenes que han desarrollado resistencia a los antibióticos tradicionales.
Diferente a antecesores
Según "Nature", el nuevo químico funciona de forma muy diferente a sus antecesores, ya que actúa en el bloqueo de enzimas implicados en la síntesis de los ácidos grasos, que las bacterias necesitan para construir las membranas de las células.
La mayoría de los antibióticos, descubiertos casi todos entre los años 40 y 50, actúan bloqueando la síntesis de la pared celular, el ADN y las proteínas dentro de la bacteria.
Los antibióticos desarrollados en los últimos años suelen ser derivados de los primeros, por lo que a menudo las bacterias que pretenden combatir han desarrollado una resistencia.
Este nuevo compuesto, descubierto por los expertos de la farmacéutica Merck cuando analizaban 250 mil extractos de elementos naturales, puede ser eficaz para combatir el "estaphyilococcus aureus resistente a la meticilina" (MRSA, en sus siglas en inglés), responsable de muchas infecciones en hospitales de todo el mundo.
Altamente poderoso
El MRSA es una bacteria común en la nariz y la piel de la mayoría de la población, y ocasionalmente puede dar lugar a infecciones, que se manifiestan en forma de llagas, aunque se puede ser portador sin ninguna consecuencia patógena.
Sin embargo, en los hospitales esta bacteria, que se transmite por contacto físico, tiene un alto índice de contagio y causa graves infecciones, al afectar a personas recién operadas, con heridas abiertas o catéteres.
En las pruebas de laboratorio, el nuevo antibiótico curó a varios ratones de una infección con una bacteria similar al MRSA, sin efectos secundarios de toxicidad.
El profesor Tony Mawwell, que lleva a cabo estudios similares en el John Innes Centre de Norfolk (este de Inglaterra), consideró "muy prometedores" los resultados.
"Varias farmacéuticas se han retirado de la búsqueda de nuevos antibióticos --comentó--. Pero con el crecimiento del número de casos de MRSA y la disminución de fármacos en el mercado, necesitamos más remedios cuanto antes".