Salud y Sexualidad

El deseado aumento del pecho

Los trastornos psíquicos y emocionales que conllevan las alteraciones en el pecho deben tenerse en cuenta a la hora de practicar la cirugía

EFE-REPORTAJES
La cirugía para aumentar el volumen del pecho es una de las más delicadas y deseadas en el campo de la cirugía plástica. El objetivo de tener un pecho más grande, armonioso y sensual, con mayor consistencia en movimiento y forma, es algo que obsesiona a muchas mujeres con malformaciones de hipotrofia en los senos. Es una intervención esmerada que debe ser realizada y controlada por el especialista en todo momento, pues de lo contrario los riesgos pueden ser elevados.
Las razones estéticas son un fuerte motivo para someterse a la mamoplastia, aunque también en caso de malformaciones, como amastia o falta de desarrollo de los pechos, atrofia, involución relacionada con la llamada ptosis o caída del pecho, pérdida de tejido mamario, quemaduras, traumatismos o efectos de tratamientos con quimioterapia.
La mamoplastia o implantes de prótesis de silicona ha generado bastante polémica, pero lo cierto es que realizada por un cirujano experto y sin indicaciones negativas de la paciente suele dar un buen resultado y ofrece a la mujer la posibilidad de un busto hermoso y sensual. No olvidemos que los senos son una de las partes más eróticas y de deseo sexual del cuerpo.
Técnicas más utilizadas
La elevación y modelado del pecho, la asimetría mamaria, la ginecomastia, reconstrucción del seno, ondulado y la reducción -- en caso de desear una disminución-- son las técnicas más utilizadas en estos tratamientos de cirugía e implantes de mama, una de las zonas más sensibles y delicadas en la anatomía femenina.
No siempre es aconsejable
En algunos casos no deben ser nunca colocadas las prótesis cuando haya aparición de abscesos mamarios, dolores difusos, mastitis, cáncer de mama, localización de quistes, antecedentes de hemorragias, alteraciones del sistema nervioso, hipersensibilidad a materiales quirúrgicos, inflamación de los tejidos, patologías del tórax, resección de los músculos pectorales o dolores agudos en la zona pulmonar.
Los trastornos psíquicos y emocionales que conllevan las alteraciones en el pecho deben tenerse en cuenta a la hora de practicar la cirugía. Pues no se recomiendan con inestabilidad psicológica, desequilibrios mentales, paranoias o animadversión a revisiones o intervenciones quirúrgicas. Hay que tener muy presente que las mamas son zonas altamente importantes y delicadas para la mujer, por lo que cualquier intervención repercute en el ánimo de la paciente. Las precauciones y las manos de un cirujano experto son imprescindibles en toda mamoplastia.
Por otro lado, existen hoy día en el mercado muchos productos que contribuyen a un pecho armonioso, tales como cremas, gel, píldoras de aumento y dispositivos vibratorios que permiten un busto estético sin pasar por el quirófano.