Salud y Sexualidad

Nuestras armas al amar

Algunos métodos que toda mujer debe conocer para vivir plenamente y sin riesgos su sexualidad

Aunque la sociedad nicaragüense apenas se acostumbra a la idea, la verdad es que ahora las mujeres no están dispuestas a renunciar a su derecho de vivir plenamente la sexualidad.
No obstante, es súper importante que estemos alerta, pues así como cada día avanzamos luchando contra las barreras del prejuicio social, también crecen los riesgos.
Por eso, en esta edición les presentamos algunas “armas” con las que nos podemos defender.
Condones femeninos: son un recubrimiento delgado hecho de poliuretano, vienen lubricados y evitan el contagio de enfermedades de transmisión sexual. Se puede introducir en la vagina hasta 8 horas antes del coito e, al igual que los condones masculinos, impiden que los espermatozoides tengan acceso al aparato reproductivo femenino, evitando el embarazo en un 79 ó 95%.
Diafragma: es de látex en forma de taza, se introduce en la vagina antes del coito y cubre el cuello uterino. Impide que los espermatozoides tengan acceso al útero y trompas de falopio, y se usa acompañado de un espermicida. Como viene en diferentes tamaños, es importante que consulte con un médico cuál es el que más le conviene.
Espermicidas: son productos químicos (por lo general, nonoxino l 9) que desactivan o matan a los espermatozoides. Están disponibles en espumas, cremas, tabletas vaginales, supositorios o películas vaginales disolubles.
El parche: se usa en la parte baja del abdomen, los glúteos o la parte superior del cuerpo. Libera las hormonas progestina y estrógeno en el torrente sanguíneo. Su uso implica cambiarlo una vez a la semana durante tres semanas, después no usa ninguno en la cuarta semana para que pueda tener su período menstrual. Tiene una eficacia del 99% en la prevención del embarazo, aparentemente es menos efectivo en mujeres que pesan más de 198 libras.
Abstinencia periódica: mensualmente, una mujer con ciclos regulares, tiene aproximadamente nueve o más días fértiles en los que puede quedar embarazada. El método consiste en que la pareja evite voluntariamente tener sexo durante ese período. Para identificar los días de abstinencia, la mujer debe aprender acerca de la frecuencia de sus periodos menstruales. Eso incluye tomar nota de fechas y características del mismo. También podrá examinar el moco uterino, tomar su temperatura corporal diariamente y registrar la información.
Interrupción del coito: es un método de planificación tradicional en el que el hombre durante el sexo retira el pene completamente de la vagina antes de eyacular. La idea es que los espermatozoides no entren en la vagina, evitando la fertilización.
Píldoras de emergencia: No es un método anticonceptivo convencional, y nunca debe usarse como tal. Se utilizan para evitar que la mujer quede embarazada después que ha tenido relaciones sexuales sin protección. Consiste en tomar dos dosis de píldoras hormonales a intervalos de 12 horas cada una, a más tardar tres días después de haber tenido relaciones. Tienen una eficacia del 75% al 89% en la prevención del embarazo.
Mujeres, recuerden que estos métodos no garantizan efectividad al 100%, además, la mayoría no evita el contagio de enfermedades venéreas, de ahí que los métodos de barrera, como el condón, son básicos durante el sexo. En caso de optar por métodos que impliquen ingesta de píldoras o inyectables, no olviden consultarlo con un experto.