Salud y Sexualidad

Tus pies tienen la cura


El Masaje Podal o Reflexiológico se aplica en los pies, principalmente, y en las manos. Su acción es potente y de inmediato el paciente siente sus efectos. Con él se hace un diagnóstico y tratamiento para muchas enfermedades o tonificación de nuestro organismo.
Este masaje aumenta la circulación de los líquidos del cuerpo: sangre, linfa, secreciones, etc., controla el estrés, regenera las células de los órganos y equilibra nuestras energías. Al optimizar el organismo previene enfermedades y también las cura. No sólo aborda los aspectos físicos, sino los mentales y emocionales como el miedo, la ansiedad, la cólera, la ira y los sentimientos de culpa, etc.
Desde antiguo se usa la digitopresión en los pies, pero fueron los doctores William H. Fitzgerald, estadounidense, y Edwin Bower, austriaco, quienes investigaron el tema y juntos publicaron el libro “Zone Therapy”, en 1916. Aquí se inició esta terapia. Fundamentalmente trazaron diez líneas reflejas de la cabeza a los pies, cinco a cada lado, para lo cual existen los llamados mapas reflexiológicos de los pies y las manos. Otro fundamento es la energía humana, que está presente en todo el cuerpo, unos le llaman aura, chacras, etc., señalándose que el desequilibrio de estos puntos, junto con los elementos de la naturaleza, aire, tierra, fuego y agua, forman la salud o la enfermedad. El masaje podal pone en equilibrio llevando acabo una salud holística.
Cómo se hace
El masaje lo debe aplicar un terapeuta certificado, porque de lo contrario puede ocasionar un congestionamiento de energías en vez de salud. Se debe dar en condiciones adecuadas de tranquilidad, higiene, respeto y con muchos deseos de ayudar al paciente. Se trabaja con los pies del paciente y con las manos del terapeuta, dos extremidades altamente sensibles y que son los transmisores de las energías. Los pies deben estar sanos, es decir, sin eccemas, hongos, llagas, heridas, etc. No existe una norma en cuanto al tiempo ni al número de sesiones. El trabajo es un poco intuitivo, es decir, debe darse hasta que el paciente no sienta dolor en las áreas que toca el terapeuta. No debe ser diario, al menos día de por medio, se estima que a las diez sesiones el paciente debe haber sanado o al menos haber mejorado, notoriamente. Se trabajan alternamente los dos pies, tres o más veces.
Algunas veces se producen crisis curativas o durante el masaje se presentan sudoraciones, cambios de carácter como risa, llanto, etc., lo cual es signo del efecto potente del masaje. El terapeuta está entrenado sobre el manejo de estas situaciones. El masajeo o presión en los pies no se hace al libre albedrío, hay un esquema y orden para hacerlo, por eso es necesario estar certificado para realizarlo, sobre todo si se va a tratar a personas con problemas cardíacos, emocionales y descontrol endocrino, así como a niños o adolescentes.
¿Qué cura?
A medida que el terapeuta va observando el pie, va haciendo su apreciación y diagnóstico para hacer el tratamiento. Las enfermedades más comunes que se tratan con Reflexiología Podal son: enfermedades agudas como amigdalitis, otitis, cistitis, artritis, etc. Enfermedades crónicas: gastritis, bronquitis. Enfermedades tumorales benignas y malignas. Enfermedades originadas por los ovarios, testículos, próstata, tiroides, etc. Caída o descenso de órganos como estómago, recto, vejiga, etc. Golpes, torceduras, esguinces, amputaciones. En general, cualquier malestar lo optimiza. Y por su puesto, enfermedades emocionales. Cuando se da masaje reflexiológico no se da masaje al cuerpo, ya que al hacerlo en los pies, o incluso en las manos, hemos trabajado sobre todo el cuerpo humano. Es una terapia natural agradable y al alcance de todos.
La Clínica de Terapias Naturales ofrece: Masaje Podal o Reflexiológico, cursos de medicina natural, acupuntura y masajes. Consulta naturista, sauna, masaje, control y reducción de peso y productos. Antiguo Cine Rex 75 vrs. al lago. Teléfonos: 244 2888, 861 7881
E-mail: naturistas@mismail.com