Salud y Sexualidad

Internet y la salud

Por un lado, “la autopista de información” ayuda a mejorar la situación de los enfermos crónicos, a aumentar las habilidades sociales y de comunicación, así como a brindar servicios a bebés prematuros, personas con problemas cardiovasculares o que quieren dejar de fumar. Pero también fomenta el sedentarismo y algunos de sus contenidos pueden ser adictivos. Aún así, sus beneficios superan a sus perjuicios, señalan los expertos

EFE/REPORTAJES

Algunos expertos aseguran que el uso de correos electrónicos, puede crear una generación de trabajadores de oficina obesos y con mala condición física, ya que antes se veían obligados a hacer el pequeño ejercicio diario de pararse y caminar para entregar información a otros colegas en sus escritorios, pero ahora sólo basta con pulsar una tecla en el ordenador.
El doctor Dorian Rugmore, experto cardiovascular, ha señalado que "tras el boom del correo electrónico, el promedio en el gasto de energía de los trabajadores de oficina está por debajo de los 40 minutos recomendados diariamente”, por lo que es recomendable al menos “incrementar la actividad física en un 10 por ciento", para evitar el aumento de la obesidad, las enfermedades coronarias y la diabetes.
Esta es sólo una de las noticias sobre “el lado oscuro de la Red” y su posible impacto negativo en la salud física o mental, que cada tanto aparecen en los medios sembrando alarma y sospecha.
Según el doctor Pere Marqués Graells de la Universidad Autónoma de Barcelona: “Los riesgos a los que estamos expuestos en Internet y todas sus funcionalidades, como la navegación por las páginas web, la publicación en weblogs y webs, el correo electrónico, los foros y chats, son básicamente los mismos que encontramos en el mundo físico".
¿EXISTE LA ADICCIÓN A LA RED?
Respecto de los riesgos relacionados con las adicciones, hay que considerar que en toda adicción confluyen tres elementos: “una persona, unas circunstancias personales determinadas y una sustancia o situación que produzca placer, e Internet puede proporcionar múltiples sensaciones placenteras”, señala.
Aunque la conexión compulsiva a “La Red” es un indicador en los casos adictivos, no hay una correspondencia entre la cantidad de horas de conexión a Internet y la adicción, pues su uso depende de las circunstancias personales de cada uno, y algunos trabajadores y estudiantes deben estar conectados casi siempre”.
Incluso considerando sólo el tiempo de ocio, resulta difícil establecer una adicción basándose en el número de horas diarias o semanales de conexión, ya que Internet ofrece infinidad de ofertas, como lecturas, música, películas, juegos o reuniones virtuales, y cada persona puede tener sus preferencias.
“Puede considerarse que una persona tiene adicción a Internet cuando de manera habitual es incapaz de controlar el tiempo que está conectada, relegando las obligaciones familiares, sociales, académicas o profesionales”, señala Marqués Graells.
Muchas veces estas personas roban horas al sueño y reducen el tiempo de las comidas, de modo que se van cronificando el cansancio, la irritabilidad, la debilidad del sistema inmunológico y muchas veces una cierta tendencia al aislamiento social.
Aunque más que una adicción a Internet, se pueden considerar adicciones o usos compulsivos a determinados contenidos o servicios, a buscar información de todo tipo, a frecuentar ciertos entornos sociales, al juego o las compras compulsivas.
Para el psicólogo catalán Juan Alberto Estallo Martí, “no se puede hablar de adicción a las nuevas tecnologías si aplicamos con rigor el método científico, porque no hay un número de casos tan elevados como para describir un síndrome”.
“En muchos casos --señala-- lo que engancha no es la Red, sino los sitios interactivos, por ejemplo los chats, donde hay un efecto de pregunta respuesta rápida; aunque no ocurre lo mismo con los foros de debate, donde el periodo de interacción se dilata”.
“Aunque no se puede negar que los juegos de azar están mucho más al alcance en Internet, lo que puede estimular a potenciales ludópatas, y lo mismo sucede con la pornografía”, señala.
Para Estallo Martí, "internet puede servir de ayuda a las personas con pocas habilidades sociales y tiene todos los efectos positivos de la comunicación, pero sólo es un aporte más a la vida actual. No puede sustituir a la realidad”.
LLEGA LA TERAPÉUTICA “ON LINE”.
Sea como sea, las últimas investigaciones muestran el creciente uso terapéutico de la Red, el cual resulta claramente positivo.
Según un informe de la Escuela de Medicina de la Universidad de Londres, en el Reino Unido, las páginas de Internet con programas interactivos pueden ayudar a personas que sufren enfermedades crónicas a manejar su enfermedad. Los pacientes que las usan están mejor informados y se sienten más apoyados socialmente.

La investigación ha descubierto que los pacientes con una enfermedad crónica como la depresión, problemas cardiacos o el sida, prefieren las páginas web que les ofrecen la posibilidad de relacionarse con otros y de explicar sus circunstancias personales que las que sólo incluyen información médica.
Por ejemplo, los padres o tutores de niños trasplantados de corazón o con cardiopatías congénitas pueden resolver sus dudas a través del portal www.saludcardiovascular.com, donde tienen la posibilidad de realizar consultas on-line sobre los programas de tratamiento y recuperación, además recibir informes y consejos para orientar las actividades recreativas y deportivas de sus pequeños en la escuela, con la familia y amigos.
Los padres también cuentan con una nueva fuente de información para afrontar las primeras etapas del desarrollo de sus bebés. La web www.prematuros.info presenta la información clave sobre la prematuridad y sus causas, los problemas habituales y las preguntas de los padres, que pueden participar con sus propios testimonios y solicitar el envío gratuito del manual elaborado en colaboración con la Sociedad Española de Neonatología.
Un experto español ha desarrollado un videojuego para prevenir el consumo de cocaína entre los jóvenes. Consiste en una carrera de motos que ofrece las opciones "sin drogas" o "con cocaína", lo cual permite experimentar de forma virtual el fenómeno de la tolerancia y la dependencia a la cocaína, y los efectos negativos de esta droga. Esta herramienta, que actúa como una "vacuna psicológica contra la droga", está accesible en www.tavad.com .
En Internet también hay recursos para dejar de fumar. El Comité de Expertos para una Vida sin Tabaco español ha puesto en marcha una página web a través de la cual se ayudará a quienes quieran dejar de fumar.
La nueva web evaluará la dependencia del fumador, ofrecerá un tratamiento personalizado y un control proactivo hasta los seis meses, incluyendo la evaluación de sus síntomas de abstinencia. Además, la plataforma abordará soluciones difíciles y prestará tratamiento psicológico a ex-fumadores.