Salud y Sexualidad

La habilidad de vivir y convivir

El peor obstáculo al éxito que existe en las personas es una pobre capacidad de entender a los demás

Muchas personas tienen puntos ciegos cuando se trata de conocerse a sí mismas. A veces tales puntos ciegos tienen que ver con sus cualidades, pero con mayor frecuencia tienen que ver con sus debilidades. Y eso causa problemas, si usted no sabe que tiene un problema, no podrá hacer algo para superarlo.
Es bueno preguntarnos cómo somos cuando trabajamos con otros individuos, ¿somos genuinos y auténticos o estamos continuamente queriendo ser la estrella? ¿Escucha con atención a los demás, o usted es el único que habla? ¿Espera que los demás se sujeten a sus deseos, sus planes, su agenda, o trata de encontrar la forma para que los demás también tengan la posibilidad de plantear sus deseos?
Ingrediente básico del éxito
Si no ha aprendido cómo relacionarse con las personas, siempre estará librando una batalla para triunfar; sin embargo aprender a relacionarse con las personas le ayudará más que cualquier otra habilidad que usted pueda desarrollar. A la gente le gusta hacer negocios con las personas que le son simpáticas. O, como dijo el presidente Theodore Roosevett: “El ingrediente mas importante en la fórmula del éxito es saber cómo entenderse con la gente”.
Aunque siempre deberíamos examinar nuestras actitudes cuando no disfrutamos de las circunstancias, a veces se impone un cambio en la situación. En ocasiones, el mayor contribuyente a un fracaso crónico es un pésimo ajuste en las capacidades, intereses, personalidad o valores.
Pocas cosas en la vida son más frustrantes que encontrarse trabajando en una profesión u organización en la que uno no encaja. Evalúese en la situación en que se encuentra. Si ve que no está donde le gustaría estar, piense en la posibilidad de un cambio.
Durante mucho tiempo, se pensó que la apatía era la moda, pero tal parece que el esfuerzo y el compromiso recuperan su lugar como un estilo de vida, y eso es bueno porque sin compromiso no se puede lograr nada que valga la pena.
¿La última vez que fracasó, dejó de insistir por haber fracasado, o fracasó porque dejó de insistir?, ¿Cuál era su nivel de compromiso?, ¿Puso en la tarea, alma, vida y corazón?, ¿Puso suficiente de usted para garantizar que estuviera haciendo lo mejor?
Si usted está comprometido, un fracaso no va a significar que nunca va a tener éxito. Sólo quiere decir que le va a tomar más tiempo. Comprometerse lo capacitará a seguir insistiendo hasta que alcance sus metas.
Quizás el enemigo más implacable de los logros, del crecimiento personal y del éxito es la inflexibilidad. Algunas personas parecen seguir tan enamoradas del pasado que no pueden entenderse con el presente.
Toma nota
Lic. Ledia Gutiérrez Lanzas, Psicóloga Clínica.Consultorio Psicológico Mente Sana, Reparto Bello Horizonte B II 84. Teléfonos 2490536 Y 8122460
E lediagutierrez@cablenet.com.ni