Salud y Sexualidad

Piel poética de Milagros Terán


Eunice Shade

Escribió Gioconda Belli en su prólogo al poemario Las luces en la sien de Milagros Terán, que su propuesta “es la renovación a partir de la visión interior, a partir de un nuevo tipo de comunicación (…) En sus poemas hay un afán de “tanteo”, un acercamiento cauteloso; la certeza de que las apariencias son engañosas y que las dos caras de Juno pueden convivir tanto en la historia como en la cama (…) sus imágenes deslumbrantes que, a la vuelta de un verso aparentemente ingenuo, nos sorprenden”.
Milagros Terán es una poeta originaria de León. Se la ubica entre la generación de poetas de los 80 y 90.
Realizó estudios de periodismo y relaciones internacionales. En la década de los ochenta se desempeñó como diplomática. También es ensayista y traductora.
Ha publicado dos poemarios: Las luces en la sien y Plaza de los comunes. Ha sido traducida al francés e ingles.
Terán tiene una maestría en Literatura Hispanoamericana por la Universidad de Maryland en College Park, además de una Licenciatura en Español de la Universidad de George Mason, Virginia. Actualmente radica en Estados Unidos.
Los poemas presentados en esta edición de la pluma erótica corresponden a su libro de poemas Las Luces en la Sien.
Te di mi cuerpo
Te di mi cuerpo,
mis piernas de cristal lozano
paseándose por tus aposentos.
Te di mi cuerpo,
solamente mi cuerpo;
el haz de luz del goce
los ojos de la perdición
la boca campana nerviosa
de los besos.
Mi cuerpo solamente.
----------------------------------------------------------
De utopías y acciones altruistas
“… Si tú me ayudas,
te prometo no salir a buscarte en los espejos
o en el fondo de la taza de té”. Thel
a Boris
He guardado todos los poemas
y las amenazas de lluvia
dentro de la cajita china.
Espero que vengas
a besarme el rostro,
a discutir
de utopías y de acciones
altruistas
-como ésta de pasar la noche contigo-
mojarme toda
perder la respiración
y equivocarme
por enésima vez.
---------------------------------------------
Tu mano me platica de la
edad de las revoluciones
Tu mano me platica
de la edad de las revoluciones
y del fuego eterno de las multitudes.
Hablame y contame
tu historia.
Haceme llorar.
Contame un cuento.
Decime por qué nace la aurora
y por qué te gusta vivir
en una casa sola.
Contame por qué nacen
los siglos uno a uno
y por qué no gana El Salvador.
Explicame de qué se
hacen los nidos
y porqué tu cuerpo
tiene un perfume raro.
Enseñame las huellas de tus manos
y la extraña forma de tus pies.
Mostrame cómo se hace el amor
en la ventana.