Salud y Sexualidad

Prostitutas a la moda

Sexo servidoras de Río de Janeiro lanzan la marca "Daspu", su visión del mundo de la moda

RÍO DE JANEIRO/AFP
Un grupo de prostitutas de Río acaba de lanzar la marca "Daspu", una manera de obtener ingresos regulares, mostrar su visión de la moda y luchar contra los estigmas de la profesión.
Las prostitutas de la Plaza Tiradentes, situada en pleno corazón de Río, que se consagran al proyecto tienen entre 30 y 65 años.
"Las más jóvenes que todavía se ganan la vida en la calle podrán redondear sus ingresos a fin de mes desfilando como modelos. Para las más viejas, la confección y la venta de los modelos será su única fuente de ingresos", dijo el miércoles a la AFP Gabriela Leite, de 53 años, creadora de la marca "Daspu".
Una burla
El nombre es una burla a "Daslu", la boutique más lujosa de Brasil, que ocupa un local de 20.000 metros cuadrados en Sao Paulo, y un juego de palabras con "das putas" (literalmente "de las putas").
Ex prostituta, Gabriela es responsable de "Davida", una organización no gubernamental de prevención del Sida y de defensa de los derechos de las prostitutas que se ocupa de 4.500 "trabajadoras del sexo" en el Estado de Río.
La organización lucha además para que las mujeres tengan los mismos derechos que las otras trabajadoras de Brasil. Actualmente hay un proyecto de ley sobre ese tema en estudio en el Parlamento.
Los dueños de las discotecas deben pagar los mismos derechos sociales que cualquier otra empresa", subraya.
"Más vale ser puta que una deshonesta que hace estafas"
La nueva marca despertó la cólera de los propietarios de la lujosa Daslu. Sus abogados exigieron la semana pasada un cambio de nombre alegando que Daspu "denigra" la imagen de su tienda de lujo.
"Más vale ser puta que una deshonesta que hace estafas", retruca Gabriela. La fiscalía de Sao Paulo demandó el jueves pasado ante la justicia a siete personas, entre las cuales la propietaria de Daslu, Eliana Tranchesi, por asociación para delinquir, falsificación de documentos, contrabando y fraude fiscal a la importación. Las penas podrían llegar hasta 21 años de prisión.
"Este caso llevará a la gente a revisar sus valores morales y sus prejuicios", celebra Gabriela.
Gabriela --que cambió la universidad por la calle a los 21 años para "hacer su revolución personal porque era demasiado tímida"-- estima que la prostitución es una profesión como cualquier otra, "pero que su lado malo es la discriminación".
La primera colección
La primera colección Daspu, confeccionada por las propias prostitutas, estará en marzo de 2006 y será hecha a imagen de todas: está prevista una línea para las mujeres "gorditas", por ejemplo. Una de las modelos de esa línea tiene 60 años.
"Es una iniciativa seria. Queremos obtener beneficios para reinvertir en nuestras acciones de prevención contra las enfermedades sexualmente transmisibles, en nuestro diario con un tiraje de 7.000 ejemplares y en nuestras 30 asociaciones en el país", señala la responsable de Daspu.
Se venden como pan caliente
Por ahora, solo está a la venta una camiseta a 25 reales (11 dólares), pero los pedidos no cesan de llegar por internet. Algunos "modelos piloto", como un pequeño vestido rojo, una minifalda naranja y pequeños tops sin breteles, están prontos.
Jane Lucia da Silva Eloy, de 31 años y desde hace 13 en la profesión, es una de las maniquís y considera la iniciativa "maravillosa".
"Ya nos miran con más respeto en la calle", dijo a la AFP.
Jane es madre de tres hijos y viuda desde hace tres años. Oriunda del Estado de Minas Gerais, llegó a Río a los siete años con su madre y se ganó la vida como empleada doméstica antes de conocer la Plaza Tiradentes, donde "saca entre 400 (175 dólares) y 3.000 reales (1.315 dólares), según el mes".
"Encontré dos maridos gracias a la profesión. El primero murió de un infarto a los 60 años, el segundo de tuberculosis a los 42 años. Ahora me quedo soltera", cuenta con buen humor.