Salud y Sexualidad

¡Hoy es el día!

Cuando alcanzamos a ver que nuestra vida está compuesta por el pasado, el presente y el futuro, es maravilloso, porque disfrutamos de lo mucho que ha pasado, de lo que actualmente estamos logrando, y de los planes que hay para el futuro

Cada mañana le ofrece una oportunidad para comenzar de nuevo, para disfrutar un triunfo, para ser todo lo que puede ser, para vivir la vida a plenitud.
La tendencia cuando uno se enfrenta a un golpe fuerte contra la estima o la confianza es permanecer en aquello que una vez fue.
Lo que pasó, pasó, y punto, hay que cancelar el pasado: la persona que está enojada consigo misma, casi siempre se culpa por los fracasos del pasado. Es útil organizar el pasado para poder determinar qué parte del fracaso fue verdaderamente suya, analizar qué hizo usted para contribuir a él: sus decisiones, sus acciones, el momento en que lo hizo, el razonamiento fallido o las evidencias incorrectas por las cuáles usted actuó, etc. Y por último determine qué debió haber hecho, lo cual es en efecto una resolución de lo que haría si se enfrentara en el futuro con circunstancias similares.
Perdónese usted mismo por su parte en el fracaso, haga cualquier arreglo y recompensas que pueda o crea que debe hacer y entonces cierre la puerta al pasado.
Elija no vivir en él, decídase, es lo mejor. Escoja no vivir su vida mirando hacia atrás, ¡puede quedar como estatua de sal! El presente es nuestro, y mirar hacia el futuro lo es también.
Otra tendencia de la persona con baja autoestima es mirar al futuro y decir: “yo no tengo lo que se necesita para ser nuevamente un triunfador”.
Las preguntas claves para hacerse son éstas: ¿Por qué no? ¿Qué ha cambiado referente a usted? Puede haber sido herido profundamente, rechazado o abusado, pero en el corazón de su interior sus talentos, cualidades personales, experiencias, habilidades adquiridas y creatividad inherente, nunca podrán ser robadas o destruidas por otras personas. Esa parte suya puede sólo ser eliminada por usted mismo. Tiene lo que se necesita para forjar un futuro maravilloso.
Buenos propósitos
Dispóngase a aprender a vivir un día exitoso. Incluya en su agenda propósitos emocionales para pasar el día, haga con gusto lo que tenga que hacer, disfrútelo, manténgase alerta para que no le roben la paz, recuerde: “usted es el dueño de sus emociones, no caiga en la trampa de que circunstancias, personas o el pasado le arrebaten lo que está edificando para disfrutar de la vida”.
Después de haber hecho esto, usted, encontrará placer de vivir la vida, y disfrutará más del día de hoy, así es ¡el día es hoy!