Salud y Sexualidad

Nada que ver entre la murriña y la gripe aviar

Las dos son infecciones respiratorias en las aves, pero una es inofensiva para los humanos y la gripe aviar tiene una mortalidad del 32 por ciento en las personas infestadas

Una de las grandes preocupaciones mundiales es la posibilidad de un estallido epidémico de la llamada gripe aviar, la cual es considerada altamente peligrosa por la capacidad de mutación del virus y ser capaz de infestar a seres humanos.
“Pero esta infección altamente contagiosa no debe ni compararse ni confundirse con la casi inofensiva murriña”, nos dice Carlos Humberto Ortez, especialista que atiende la veterinaria La Granja, en Chinandega.
Señala que la simple murriña es otro tipo de cepa de la infección de las aves, es de propagación viral, les atacan a cualquier edad, provoca secreciones y eleva la temperatura del animal. Si no se da tratamiento puede llegar a ser mortal para las aves de corral, para los humanos no hay peligro.
Desde la ciencia veterinaria se suministran antibióticos, pero los productores también utilizan remedios naturales para atacar las infecciones respiratorias, haciendo cocimientos de hojas de eucalipto, utilizando la corteza de la ceiba, el jugo de limón y las llamadas hojas de zorrillo.
Diferenciadas por mortal rapidez
Enrique Rimbau, decano de la facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Ciencias Comerciales, comentó que hay gran diferencia entre la gripe aviar y la llamada “murriña”, “moquillo” o influenza aviar.
Comenta que la influenza aviar es otro tipo de enfermedad que afecta a las aves de granjas nacionales y no hay por qué alarmarse, aunque es difícil reconocer por sus síntomas la diferencia entre ambas enfermedades, pero la gripe aviar es más agresiva, rápida y de alta mortalidad.
“La influenza aviar no se transmite al humano, aunque las personas prefieren no consumir un animal que estuviera enfermo. Lo principal es evitar cualquier tipo de infección respiratoria y en eso tiene que ver la limpieza, las vitaminas que se le suministran y evitar la humedad en los lugares de crianza”.
Rimbau agrega que la gripe aviar se ha desarrollado en el continente asiático y europeo, pero aún no llega a nuestra región.
“El gran peligro es la mutación del virus de la gripe aviar, el cual se calcula que las personas contagiadas tienen una mortalidad del 32 por ciento”, nos dice el decano.
Según los informes de la FAO, la gripe aviar es una enfermedad infecciosa de las aves causada por cepas A del virus de la gripe. Una enfermedad identificada por vez primera en Italia hace más de cien años.
15 subtipos
Se conocen 15 subtipos de virus de la gripe que infectan a las aves y todas pueden adquirirla, pero las aves de corral son más vulnerables. Hasta la fecha, todos los brotes de la forma hiperpatógena han sido causados por los subtipos H5 y H7 de la cepa A.
La epidemia producida en 1983-1984 en Estados Unidos, la cepa H5N2 causó inicialmente baja mortalidad, pero en seis meses se hizo virulenta, con mortalidad cercana al 90 por ciento. Entonces tuvieron que sacrificar más de 17 millones de aves. En la epidemia sufrida por Italia en 1999-2001, la cepa H7N1, inicialmente de baja patogenicidad, también mutó al cabo de nueve meses en una variante hiperpatógena.
En los informes de la OMS se confirmó que desde diciembre de 2003 se presentaron 116 casos de gripe aviar y sesenta muertes entre humanos que la adquirieron por el contacto con animales enfermos.
Nicaragua libre de gripe aviar
La Dirección General de Sanidad Animal y Vegetal del Ministerio Agrícola Forestal, a través de su representante, doctor Denis Salgado, ha asegurado que Nicaragua está libre de cualquiera de las variantes de la enfermedad y se han tomado medidas estrictas para evitar su ingreso al país.
Nacionalmente se mantiene un cordón sanitario que prohíbe el ingreso de aves importadas o subproductos avícolas provenientes de naciones donde está confirmada la enfermedad