Salud y Sexualidad

La Sábana Húmeda


Cuando lo cotidiano conmueve

Aunque la tecnología va haciendo la vida más fácil, a como a todos nos gusta, el encanto de las cosas más puras y llanas todavía nos llena. El “chateo” superó todos los muros idiomáticos, de espacio o tiempo: flirtear es menos comprometedor que un simple tecleo para entrar a la aventura a ciegas.
Pero sin duda, si tuviéramos que escoger los mejores momentos, automáticamente vendrían a la memoria las miradas, un toque, una sonrisa cuando estábamos en el centro comercial, o saliendo del gimnasio. Lo fácil nos agrada, pero la posibilidad de conquistar nos conmueve.
Sólo necesitaba, por esta vez, apelar a los detalles simples de la vida, para que no se me acuse de partidario del sexo desenfrenado, del gurú de la vida animal y partícipe de los riesgos no calculados (pero qué rico, si así fuera!!!)
Todo para que no se repitan algunas historias que bordean la mojigatería, como alguna de las que leeremos esta semana, y de las que siempre llegan “a su Mene...”
Preguntas de las niñas
Hola Mene, soy una chava de Chinandega y estoy desesperada, ya que he tenido cinco novios y nunca he tenido un orgasmo ¿será problema mío o de ellos? La verdad yo me muero por tener una aventura que me haga vibrar de placer, pero creo que eso sólo lo lograría contigo (je, je, je) Si quieres, claro, o dale mi correo a algún chavo que lo quiera, pero en privado, porque según mis padres soy virgen ah y a ti te doy mi número para cuando quieras algo, sólo para ti, no lo publiques que me matan. Bye.
Atentamente

La deseosa
Recado: Je, je… privilegios de un dotado! Por lo de tu familia, pues todos los padres creen lo mismo. En cuanto a lo de la falta de orgasmo, te garantizo que no es problema tuyo. Si alguien quiere el correo… que me escriban.
Preguntas de los machos “y otros no tanto”
Mene, gracias por tus sabios consejos que tanto ayudan a nosotros los lectores. Esta vez quisiera pedirte un consejo. Mi caso es el siguiente: deseo hablarle a alguien que veo todos los días. A veces cruzamos miradas, pero nada más. He intentado preguntarle por cualquier cosa que me conduzca a su amistad, pero me ha dado un poco de pena. Ese no es el pegón, lo que pasa es que es de mi mismo sexo y me atrae bastante ¿Qué hago? Se me olvidó mencionarte que él es gay.
Un lector
Recado: Parece que no fue la única cosa que se te olvidó comentar. Pero bueno, con insinuarle algún grado de amistad no perdés nada. Pero no creás que por ser gay, le gustan todos los hombres. Eso tiene otro nombre
La pregunta que tengo yo es ¿hasta dónde la pareja puede llegar con el sexo y cuáles son los límites? porque he escuchado mucho acerca del animalismo sexual. Yo pienso que eso es antihigiénico y puede ser muy peligroso
El limpio
Recado: Hasta comer tiene sus riesgos, pero eso no quiere decir que sea malo improvisar. En el sexo puede haber varios factores anti-higiénicos, pero nada que agua, jabón y lubricante no puedan resolver.
Después de llevar mucho tiempo leyendo tu sección “La Sabana Húmeda”, las encuestas acerca de sexualidad y tus salomónicas recomendaciones, me atrevo a escribir para dar un simple, pero útil consejo “a los machos ‘y otros no tanto’”. No importa el tamaño, grosor o resistencia (se podría decir). Después de años de experiencias con mujeres mayores (siendo ellas mis profesoras), lo que importa es saberle hablar al oído a una mujer, o sea, el cuento de toda mujer “entra por el oído y luego entra lo otro”; asimismo, esta regla aplica cuando las nenas tiene curiosidad por la retaguardia.
El sabio
Recado: Frases salomónicas… consuelo para otros…!!!