Salud y Sexualidad

Pterigión, esos pellejitos en los ojos

Lo mejor es su prevención usando anteojos con filtro para rayos ultravioleta cuando nos exponemos al sol

Uno de los motivos más frecuentes de consulta de los ojos en nuestro país es la presencia de lo que observamos y llamamos “pellejitos”, los cuales aparecen en lo blanco de los ojos, a un lado o el otro de lo que llamamos la “niña del ojo”, que en realidad es la cornea. Muchas veces los llamamos equivocadamente catarata, lo que como ya se ha explicado en otras ocasiones, es algo totalmente diferente.
El nombre correcto de estos pellejitos es pterigión.
El pterigión consiste en una degeneración de la conjuntiva (la capa externa del ojo), que cubre la parte blanca, pudiendo llegar a cruzar el límite entre lo blanco y lo coloreado del ojo. Es un padecimiento que ocurre más frecuentemente en las personas que habitan las zonas ecuatoriales de la Tierra.
La causa principal es el efecto de la radiación ultravioleta, sobre todo del sol, que acumulado a lo largo de los años, produce cambios y proliferación de algunas células y estructuras de la conjuntiva.
Las molestias principales que produce son: 1) enrojecimiento 2) ardor 3) sensación de estorbo 4) lagrimeo 5) en casos en que han crecido e invaden la cornea pueden obstruir la visión.
Lo más importante es prevenir la aparición del pterigión, o en caso de ya estar presente, evitar que avance. No existe ningún medicamento que haga que desaparezca.
La mejor manera de prevenirlo es usar anteojos con filtro para protección contra los rayos ultravioleta, en especial en países como el nuestro, en los que el sol es tan fuerte.
Es sumamente importante que a la hora de adquirir unos anteojos con este fin, se insista en
reclamar el certificado que confirme la presencia del filtro en los anteojos que estamos comprando. Otra medida importante para disminuir las molestias, si ya se presenta el pterigión, es mantener los ojos bien lubricados. Para ello existen múltiples gotas lubricantes que deben usarse varias veces al día. Esto debe ser recomendado por el oftalmólogo para cada paciente específicamente.
Invade la cornea
Si el pterigión ha crecido de tanto que invade la cornea de manera tal que produce molestias importantes, la mayoría de las ocasiones debe ser sometida a cirugía. La mayoría de las personas piensa que la cirugía consiste en un simple raspado, lo cual no es así. Existen algunos riesgos, siendo uno de los más frecuentes la posibilidad de que el pterigión reaparezca algún tiempo después de operado, en cuyo caso suelen ser más grandes y molestos.
Las técnicas quirúrgicas que ofrecen mejores resultados incluyen la resección del pterigión y autoinjerto libre de conjuntiva, así como en ocasiones el uso de medicamentos, para disminuir la posibilidad de reaparición del mismo.
El “pellejito”, llamado de forma correcta pterigión, ocurre con bastante frecuencia en nuestro país. Lo mejor es su prevención usando anteojos con filtro para rayos ultravioleta cuando nos exponemos al sol.
Si llega a evolucionar hasta el punto que necesitemos cirugía, debemos ser cuidadosos en conocer la técnica con la que seremos operados, para decidir la que nos ofrezca mayor seguridad.

Dr. Luis Bustamante N.
Clínica de Ojos Bustamante
Ofiplaza El Retiro, Edificio 5, Segundo Piso, Suite 526
Tel. 278-2300 - 278-2400