Salud y Sexualidad

Toma el control de tu vida

Para sacar el mejor provecho de nosotros mismos, necesitamos poder funcionar como individuos independientes y sentir que nos hacemos cargo de nuestra vida

Tomar el control y ser autónomos puede ser aterrador y abrumador a veces, y es muy tentador rendir la responsabilidad, permitir que otro tome las decisiones o achacar la culpa a factores que sentimos como totalmente fuera de nuestro control.
La mayoría de las familias logra alcanzar un equilibrio entre ofrecer apoyo y estimular la independencia y la individualidad. No obstante, si se siente inclinado hacia un comportamiento pasivo permite que otros tomen las decisiones por usted; es posible que su familia desanimara su independencia desde pequeño, sobreprotegiéndolo u obstaculizando cualquier intento por afirmar su identidad separada.
Puede ser entonces extremadamente difícil dejar de sobreproteger a alguien particularmente cercano, sobre todo si es un niño pequeño; la sobreprotección de los padres no sólo significa permitir que el niño no llegue nunca más tarde de una determinada hora o, más seriamente, tratar de imponerle la carrera profesional que a ellos les gustaría.
Cuando los padres toman decisiones por sus hijos, y hacen planes por ellos, están mutilando, o mejor dicho matando todo desarrollo de las capacidades de decisiones y /o de independencia, formando más bien una persona inútil, incapaz, temerosa, que son grandes desventajas para entrar a la vida airosos, lo que sí se consigue cuando los padres respetan los gustos de sus hijos como personas con tales derecho.
Esto no quiere decir que dejaremos que nuestros hijos hagan todo lo que se les antoje, pero cuando un hijo es escuchado, cuando se establece una comunicación de calidad, se da la oportunidad de poder intercambiar ideas, dejarlo que se exprese, que cuestione, ahí se va dando la oportunidad de poder orientarlo de forma adecuada, es la parte que le corresponde a los padres, no la de imponer y cercenar todo intento de crecimiento en búsqueda de la autonomía, comportamiento que es el que realmente debemos buscar en nuestros hijos.
A veces los padres hacen que los niños se sientan muy dependientes mediante el lenguaje específico que utilizan con ellos. Si su familia todavía le habla y actúa con usted de una forma que implica que es de algún modo inmaduro, incapaz, incompetente o que no puede dirigir su propia vida, eso puede socavar su desarrollo como adulto y su confianza en la propia capacidad para funcionar de modo independiente.
Un adulto es igual de vulnerable al lenguaje negativo, sobre todo si refuerza poderosos condicionamientos establecidos durante su infancia. Son muchos los adultos que se han visto aplastados y encolerizados por un padre que responde a un estimulante plan nuevo con un comentario negativo, censurador, desmotivante, lleno de dudas, ¿qué se puede lograr de comentarios de esta clase?

Ledia Gutiérrez Lanzas, Psicóloga clínica. Consultorio psicológico “Mente Sana”. Reparto Bello Horizonte B II 84. Teléfonos: 2490536 y 8122460.
lediagutierrez@cablenet.com.ni