Salud y Sexualidad

Un bebé: piénsalo bien

Bebés electrónicos para que los adolescentes tengan la experiencia de criar a un hijo y la piensen dos veces antes de iniciar sus relaciones sexuales

Rafael Lara

Saber lo que se siente criar a un hijo y valorar lo que significa, es un proyecto que la Secretaría de la Juventud busca implementar en Nicaragua con la utilización de bebés electrónicos.
El proyecto se le denomina Bebé: piénsalo bien, promovido por Denis Alemán, coordinador del programa de educación en población y sexualidad de la Secretaría de la Juventud. Él nos comenta que la idea es utilizar bebés de tamaño natural, los cuales se entregarían a adolescentes durante ocho días para que los cuiden.
Para pensarlo dos veces
“El objetivo es que tanto varones como mujeres sepan la responsabilidad de cuidar a un bebé. De esta manera que ellos y ellas reflexionen y sean capaces de postergar las relaciones sexuales adolescentes”, expresa.
Por otra parte, señala que éste es un proyecto importante en un país con la más alta tasa de embarazos adolescentes y con mayor tasa de natalidad en la región.
El material de estos muñecos bebés es plástico suave. Contienen un chip electrónico con la capacidad de hacer que llore por hambre, frío o por dolor y que haga sus necesidades, a cualquier hora del día o la noche.
“Otra cosa que tiene este chip es que puede recepcionar las reacciones de la persona que lo atiende. Si se le pega, se le grita o si simplemente si se le apaga. De esta forma se mide el nivel de responsabilidad de la persona”.
En busca de patrocinadores
Alemán comentó que este proyecto se presentó al Ministerio de Educación, al de Salud y al Ministerio de la Familia en busca de su implementación y de patrocinadores, porque es una tarea con precios elevados, pero con excelentes resultados, según las experiencias en países como Costa Rica, Guatemala y México. De poder encontrar el patrocinio ésta sería la primera vez en Nicaragua.
Estos muñecos fueron construidos con avanzada tecnología y su precio es de aproximadamente 600 dólares por unidad, con una durabilidad de 5 años. Para el proyecto se necesitan 500 unidades, pero se puede comenzar con 100 de estos bebés, nos explica Alemán.
De llevarse a cabo, el proyecto se desarrollaría principalmente en las zonas rurales del país, en los lugares con mayor tasa de natalidad y donde hay menor acceso a la educación sexual.
Esta actividad iría acompañada de seminarios de capacitación tanto para adolescentes como para sus padres.
El impulso de este proyecto es parte de las acciones de la Secretaría de la Juventud y su programa de educación sexual que ha desarrollado durante 3 años con seminarios de capacitación sobre temas de VIH Sida, violencia, desarrollo poblacional y proyectos de vida, beneficiando a tres mil personas en ocho municipios.