Salud y Sexualidad

ÜBERSEXUAL: un hombre mucho más varonil

Ya está listo el sustituto del “metrosexual”, mucho más macho en términos tradicionales

Nueva York/EFE
Los autores que acuñaron la palabra “metrosexual” mantienen en su nuevo libro que al hombre que se depilaba le viene a sustituir como modelo masculino el “übersexual”, mucho más macho en términos tradicionales.
Al menos eso dicen Marian Salzman, Ira Matathia y Ann O’Reilly, auténticos “gurus” en el sector publicitario y autores del volumen “The Future of Men” (El futuro de los hombres), de reciente aparición en Estados Unidos.
Apenas dos años después de que popularizaran el término “metrosexual” --surgido en 1994 de la pluma del escritor inglés Mark Simpson y que tiene al futbolista de esa nacionalidad David Beckman como máximo estandarte--, los autores proponen ahora otro nuevo concepto, el de “übersexual”, para definir la nueva tendencia en cuestiones de masculinidad.
De acuerdo con este último concepto, ya no está de moda que los hombres empleen cremas, ropa y accesorios femeninos, se depilen y hagan la manicura, y admiren a “Becks”, sino que la corriente la trazan gentes ahora como Bono, George Clooney, Bill Clinton, o el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, que encarnan una imagen mucho mas clásica del varón.
Un hombre “súper”
Según el Urban Dictionary, que recoge expresiones y términos coloquiales, “über” significa en alemán “por encima” y su equivalente en inglés sería “very” o “súper”, aunque con “übersexual” los autores no aluden a una desbordante actividad sexual, sino más bien a una recuperación de una cierta masculinidad que en su opinión se había perdido en los últimos años.
Así pues, el hombre “übersexual” será aquel que siente una confianza suprema en sí mismo sin resultar detestable, tiene un aspecto masculino, posee estilo, y además está determinado a alcanzar los niveles más altos de calidad en todas las áreas de su vida.
El hombre übersexual “es apasionado en cuanto a sus intereses y relaciones”, recalca Matathia, quien añade que el modelo propuesto tiene sus sentidos bien abiertos a todos los estímulos que recibe.
“Es apasionado acerca de hacer y ser lo que le resulta natural y lo que le hace sentir bien, en lugar de aquello que otros piensan que debería hacer o ser”, subraya el experto, que coincide con sus compañeros en que el nuevo varón reconoce que “necesita a la mujer”.
El nuevo perfil del hombre moderno no supone un cambio drástico respecto del “metrosexual”, pues como éste también tiene una preocupación por la imagen personal y por ir de compras, pero sin el mismo componente narcisista y egocéntrico.
“Desde nuestra perspectiva, estos hombres son los más atractivos, dinámicos y cautivadores de sus generaciones”, aseguran los autores sobre la pléyade de nuevos modelos a seguir, entre los que también incluyen al actor Brad Pitt y al millonario Donald Trump.
Los autores afirman que con su libro, donde abordan otros aspectos sobre el varón del siglo XXI y acerca de cómo éste se relaciona con su pareja, sus hijos o sus amigos, no pretende ser un manual para que los anunciantes orienten mejor sus productos.
Por el contrario, resaltan que la obra es una perspectiva amplia que ayudará a entender cómo este nuevo hombre de los países más desarrollados se diferencia de sus predecesores, así como los desafíos y tendencias que afronta.
Quizás el nuevo estudio plantee algunos conflictos a aquellos que en los últimos años hicieron un esfuerzo para que les considerasen “metrosexuales” y destinaron parte de su presupuesto a cosméticos y tratamientos de belleza.
En el caso de los españoles, un estudio difundido en primavera reveló, por ejemplo, que gastaron en 2004 un 5 por ciento más en peluquería y tratamientos de belleza que en el año anterior.
El estudio, hecho por la Ipsos-Eco Colsulting, desvelaba una creciente tendencia “metrosexual” en los varones españoles, y constató que nueve de cada cien varones se depila en España, algo inédito.
Quizás reemplazar como modelo a “Becks” por Clooney no resulte tan difícil y costoso después de todo.