Salud y Sexualidad

La alegría, la emoción del éxito

Cuando reímos nos relajamos, liberamos tensiones y a la vez nos cargamos con energía

“Ríe y el mundo reirá contigo, llora y llorarás solo”, éste es un adagio que alguna vez de mi vida escuché y nunca se me ha olvidado, cada vez que me siento triste me acuerdo y sonrío, es una de las emociones que más me encantan, la cual gracias a Dios tengo mucha facilidad de realizarla, doy gracias porque sé que existen personas que nunca lo hacen, creen que es tontera reírse, y que les da más madurez no hacerlo, que lástima.
Si tan sólo nos propusiéramos hacerlo una vez al día, nuestras vidas cambiarían completamente, ya no se diga cuando lo hacemos con confianza, con plenitud, cuado se goza de reír, cuando hay un deleite en hacerlo, es maravilloso ver cómo nos cambia la vida, cómo podemos transformar un problema en algo que se puede solucionar, en lugar de poner cara triste y corazón afligido y atormentado.
Cuando reímos nos relajamos, liberamos tensiones y a la vez nos cargamos con energía, sentimos ganas de vivir, a mí me contagia la risa de esperanza, me siento más saludable, me dan más deseos de trabajar, y cuando pasa el día y no he reído, busco de qué reírme, hablo con alguien, cuento alguna locurita, que hay tantas, cosas divertidas que nos pasan, algo alegre, algo bonito, alguna pasada de la niñez o de la juventud, o cualquier cosa que en la actualidad nos suceda.
El nicaragüense por característica es sonriente, es jocoso, es divertido, es alegre, ríe con facilidad, conservemos esta condición de ser amenos, de sonreírle a la vida, de sonreírnos unos con otros, de saludar con una sonrisa, qué agradable encontrarnos con alguien y que le brindemos una sonrisa, y que nos la brinden a nosotros. Verdad que es placentero ver un rostro sonriente, una cara alegre, una persona que emana reposo, tranquilidad, dan ganas de vivir, es alegre¡
Ríase de las dificultades
Hay personas que ríen, y se ríen hasta de las dificultades que les están sucediendo, y salen más fácil de esos problemas, porque la risa permite ver las cosas con más detenimiento, y claro, al ponerle menos trabas a la vida, uno tiene mejor disposición para encontrar la solución.
La actitud determina que veamos al mundo del color que elijamos, si usted se dispone a verlo color de hormiga, así le van a salir las cosas, turbias, difíciles, imposibles; sin embargo, si asume la mejor de las actitudes, que es la positiva, téngalo por seguro que sus problemas los va a resolver más fácilmente, tal vez más rápido y quizás mucho mejor de lo que esperaba.
La alegría es la emoción del éxito, de la libertad, de la dicha, del amor; vivir con alegría no depende ni de las riquezas exteriores ni de las circunstancias, sino de la capacidad para vivir la vida, ¡ y si hay que vivirla vida, vivámosla y disfrutémosla!
Hay tiempo para todo, para llorar, para reír, entonces disfrutemos el momento cuando nos toca reír, ja , ja, ja, qué bueno es vivir con una sonrisa, pero que salga del corazón, y que le podamos brindar a nuestros seres queridos nuestra mejor expresión, una sonrisa para todos.
Quiero dedicarle una sonrisa a mi hijo Jezarel Mayorga que está cumpliendo años en estos días, él es quien ha hecho mi vida más placentera, más divertida, con él me río muchísimo, gozamos de mucha paz, de mucho amor, somos alegres. ¡Felicidades hijo, te amo!

Lic. Ledia Gutiérrez Lanzas, psicóloga clínica. Consultorio psicológico Mente Sana,
Reparto Bello Horizonte, B II 84. Tel: 2490536 y 8122460. E-mail: lediagutierrez@cablenet.com.ni