Salud y Sexualidad

Duerma saludable y olvídese del insomnio

Muchas personas, cuando tienen problemas para dormir, comienzan a dar vueltas en la cama y a "buscar el sueño". En esta situación es curioso ver que mientras más esfuerzo hacen para dormir, más se preocupan por su incapacidad y más les cuesta conciliar el sueño, por lo que se han acondicionado a tener dificultades a la hora de dormir

Para la mayoría de las personas, el ritual previo a ir a la cama (lavarse la boca, quitar la colcha, apagar la luz... ) sirve como un mensaje al cerebro para que se relaje y ponerse soñolientos. Sin embargo, para las personas que padecen de insomnio, tal ritual es una señal negativa.
En estos casos, seguir los siguientes consejos sencillos puede ser todo lo que necesitamos para disfrutar nuevamente de un sueño placentero:
- Acuéstese a la misma hora todos los días para que su cuerpo lo capte como una señal para dormir. Trate de estabilizar un horario de acostarse y levantarse para mantener un buen ritmo biológico. Puede estirar el período de sueño cuando se está reponiendo de un período de falta de sueño.
- Haga algo de ejercicio, pero no cerca de la hora de dormir.
- Elimine o reduzca la cafeína y el cigarrillo. La cafeína dificulta el dormir y fumar cerca de la hora de dormir puede hacer que nos despertemos varias veces en la noche y que se disminuya la etapa más profunda del sueño, en la que predominan las ondas delta.
- Evite recurrir al alcohol como un remedio para el insomnio: aunque puede hacer que nos durmamos, en cuanto el cuerpo lo asimila, se convierte en una sustancia llamada aldehidos, la que provoca un sueño inestable. Y, peor aún, el alcohol suprime el sueño MOR, el que es de gran importancia para el procesamiento y consolidación de la memoria.
- Evite comer demasiado antes de acostarse. La digestión puede interferir con el sueño.
- Tome sus suplementos nutricionales. Varios estudios han demostrado que en diversos problemas del sueño puede haber deficiencias de complejo B, calcio, cobre, zinc, hierro y magnesio.
- No utilice la hora de acostarse para pensar en sus problemas, si se siente en tensión utilice técnicas de relajación, de respiración, yoga, masajes o música instrumental suave para relajarse.
- Tenga cuidado con los medicamentos para dormir (diazepán, clordiazepóxido, etc). Pueden ayudar temporalmente, pero al cabo de unas semanas o unos pocos meses pierden eficacia. Además, fácilmente pueden crear una dependencia y si en esta etapa tratamos de suspenderlos, el problema se agrava aún más. Mejor vaya reduciendo la dosis poco a poco en varias semanas y, preferiblemente, bajo supervisión médica.
- Pruebe con algunos remedios naturales como las esencias florales de valeriana, manzanilla y pasiflora, entre otros. Éstos son un excelente relajante suave que ayuda a muchas personas a dormir. Las infusiones de estas plantas que se venden en las tiendas naturistas también sirven y, contrario a algunos medicamentos corrientemente recetados contra el insomnio, tienen menos efectos residuales y no interfieren con el sueño MOR.
- Pruebe con la melatonina, pero con cuidado. Algunas personas encuentran que les ayuda a dormir. Sin embargo, a otras les perturba el sueño. Siempre es recomendable consultar al médico versado en la materia.
Si padece de insomnio u otro problema del sueño, no permanezca de brazos cruzados. El insomnio produce un estado de somnolencia y de falta de energía en el que no podemos funcionar a capacidad de disfrutar plenamente de nuestras actividades cotidianas. También, este estado nos roba ese maravilloso mundo de sueños que tanto tiene para ofrecernos.

La doctora María José Ulmos Mora, atiende en la Clínica Monte Tabor de la Upoli.