Política

Análisis político


Ary Pantoja

Un golpista y un pactista hablan de democracia

El ex presidente de Nicaragua, Arnoldo Alemán Lacayo, comenzó su gira internacional visitando a un ex mandatario golpista. Roberto Micheletti fue puesto en la presidencia de Honduras el 28 de junio de 2009, luego de encabezar un golpe de Estado que desalojó al entonces presidente José Manuel Zelaya Rosales.
Alemán sale por primera vez de Nicaragua, después de ocho años, tiempo durante el cual, diversos juicios, órdenes de prisión y órdenes de captura a nivel internacional le impedían dejar el país. Liberado de los impedimentos legales a través de un pacto con el Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, y, en particular, con el presidente Daniel Ortega, Alemán visitó precisamente al país cuyo gobierno, el mandatario nicaragüense, se niega a reconocer.
Alemán no fue a Costa Rica, ni El Salvador, ni a Guatemala, sino a Honduras, incluso para reunirse con Micheletti en su calidad de vicepresidente para Centroamérica de la Internacional Liberal, IL, organización que aglutina a los partidos liberales del mundo y de la cual el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, fue expulsado. En su lugar, se integró la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, cuando esta agrupación política era presidida por Eduardo Montealegre. Alemán le pidió a Micheletti que se reconsidere el regreso del PLC a la IL.

Con Flores Facussé
Alemán y su comitiva, integrada por personas muy allegadas como Martín Aguado, -cuestionado por malos manejos en el Seguro Social de Nicaragua durante la presidencia de Alemán-, se reunieron ayer con el ex presidente de Honduras, Carlos Roberto Flores Facussé, dueño del diario La Tribuna y opositor al gobierno de Manuel Zelaya, pese a que ambos pertenecen al mismo Partido Liberal.
Las diferencias entre Flores Facussé y Zelaya se arreciaron cuando éste último decidió unirse a la iniciativa conocida como Alternativa Bolivariana de las Américas, ALBA, impulsada por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, y respaldada por el mandatario designado de Cuba, Raúl Castro Ruz.

Sólo liberales reconocieron a Micheletti
En 2009, el secretario nacional del PLC, Francisco Aguirre Sacasa, fue el segundo liberal nicaragüense, en reconocer al mandatario golpista Roberto Micheletti, cuando lo visitó días después de la destitución de Zelaya; antes lo hizo el también liberal Eduardo Montealegre Rivas. En aquel entonces, Aguirre Sacasa justificó su visita a Micheletti en atención a una invitación que le hiciera precisamente el dueño de La Tribuna.
Alemán y la directiva del PLC nunca condenaron el golpe de Estado contra Zelaya y se limitaron a “deplorar la situación”.
Durante los encuentros de los últimos dos días, el ex mandatario nicaragüense Arnoldo Alemán ha conversado con Roberto Micheletti y Carlos Flores Facussé sobre “el estado de la democracia en Centroamérica”, un tema tan sensible como para ser abordado por un ex presidente golpista y un dirigente liberal, cuyo pacto con su principal adversario político, Daniel Ortega, tiene sumida a Nicaragua en la más profunda crisis institucional de su historia.