Política

ALN y PC: Las opciones de Montealegre

Fuera de grabación, nadie quiere las promocionadas primarias interpartidarias. La Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, excluida del proceso lo afirma con contundencia y aspira a una gran alianza nacional, aunque no descarta ser parte de una coalición ajena al Partido Liberal Constitucionalista, PLC. El Partido Conservador coincide y plantea que hay más energía destinada a la creación de dos o más fuerzas opositoras, tanto provenientes del Frente Sandinista como de los mismos liberales

Ramón H. Potosme

El Partido Conservador acomodó sus fichas y eligió desde ya, a través de su Consejo Nacional, al nuevo presidente del partido, el candidato a la Presidencia y a los aspirantes a diputados departamentales y nacionales para las elecciones nacionales de noviembre de 2011. Todo ello provocó a lo interno del partido los señalamientos de ser parte de un plan del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, para atomizar aún más a la oposición.
La dirigencia de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, excluida por las autoridades del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, de las elecciones primarias interpartidarias, considera que ese proceso eleccionario no tiene futuro, y que se sienten más cercanos a la Alianza Patriótica, al Partido Liberal Independiente, PLIC, e incluso al Movimiento Vamos con Eduardo y al Partido Conservador, según afirmó su secretario nacional Carlos García.
Los liberales constitucionalistas acusan a los de ALN de ser aliados del partido de gobierno, y, según el PLC, para ser admitidos en las primarias deben aprobar la nulidad de las elecciones municipales y juntar sus votos a la oposición para derogar el Decreto Ejecutivo 03-2010, con el que el presidente Daniel Ortega ha mantenido inconstitucionalmente en sus cargos a funcionarios cuyos períodos están vencidos.
Al Partido Conservador, un supuesto manifiesto del FSLN, los señala de ser parte de su plan y de mantenerlos “bajo control”. El diputado ante el Parlamento Centroamericano, Parlacén, Eliseo Núñez Morales, por el Movimiento Vamos con Eduardo, MVE, considera que tanto el PC, como Alejandro Bolaños Davis, deben pagar por la devolución de la personalidad jurídica y la diputación de este último. A su vez, señala al diputado conservador de “pagar por los negocios familiares” en las costas de Tola en Rivas.
Por otro lado, Núñez Morales considera que el ex presidente Enrique Bolaños, tío de Bolaños Davis, paga por su tranquilidad y para salvar a sus más cercanos colaboradores cuando gobernó el país, como el ex ministro de Transporte e Infraestructura, Pedro Solórzano, razón por la cual entrega la diputación a Alfredo Gómez Urcuyo.
“El PC es obvio que paga por la devolución de su personalidad jurídica, y Alejandro Bolaños está pagando los costos de los negocios de su yerno, y tuvo que doblar su cabeza e irse con el FSLN”, expresa Núñez Morales.

Pero, ¿qué hacen el Partido Conservador y la ALN?
De acuerdo con el secretario nacional de ALN, Carlos García, su prioridad será fortalecer sus estructuras, por lo que harán asambleas municipales, departamentales y distritales. Pero por el momento, señala, no es prioridad hablar del candidato a la Presidencia de la República, y esperarán a lo que pudiera suceder en las primarias para acordar una alianza nacional.
Por su parte, el PC, según Bolaños Davis, quien a partir de octubre asumirá la Presidencia del partido verde, apuesta a sostener su identidad y conseguir valor en las negociaciones como un partido digno.
A la fecha, la ALN es una fuerza ajena a las primarias, y con altas probabilidades --según sus dirigentes--, de ser parte de una tercera fuerza. El PC no descarta ser esa “tercera vía”, y es en éste en quien más desconfían, tanto el PLC como los allegados al MVCE. Sin embargo, el diputado del PLC, Óscar Moncada, acusa al PC y a su dirigencia de “ser sospechosos”; mientras que la facción conservadora que apoya a Montealegre ha impugnado las decisiones de las autoridades del partido verde.

ALN: Sin primarias, habrá que pactar
Para Carlos García, Secretario Nacional de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, no hay tiempo para las primarias interpartidarias, porque el Consejo Supremo Electoral, CSE, en cualquier momento podría adelantar el calendario electoral. El legislador cuestiona qué pasaría si la inscripción de alianzas y de candidatos es en enero o febrero, siendo que las primarias están previstas para marzo.
Por ello señala que lo mejor sería una alianza en la que medie un acuerdo entre todos los partidos opositores, y que los candidatos sean definidos mediante una encuesta pagada a una empresa internacional. Según García, un estudio de esa naturaleza aplicado a 10 mil nicaragüenses y con preguntas muy profesionales, atrae más votos y une a los opositores.
Pero considera que no se debe descartar una posible alianza entre la ALN, el MVCE, el PC, el PLI, el MRS y otras fuerzas. Según García, no correrán solos, sino en el marco de una alianza, porque no se quedarán de brazos cruzados, pues perderían la personalidad jurídica.
“De brazos cruzados no nos quedamos. Aquí nada está escrito; lo que sí habría que ver es quién es el que suma y resta; las posibilidades son muchas de que se corra a través de dos corrientes opositoras, o a lo mejor Eduardo con ALN o con el PLI… Todo es posible”, señala García.
El secretario nacional de ALN resalta el valor de su partido al ser el que oficialmente quedó en segundo lugar en las elecciones nacionales de 2006. Esto les permite poseer la mitad de los presidentes y primeros miembros de los Consejos Electorales Departamentales, Regionales y Municipales, así como de las casi 12 mil Juntas Receptoras de Votos, JRV, que se proyectan para los comicios de 2011.
“Quieran o no quieran, la ALN es una realidad y tenemos ese tendido electoral, que es algo que no lo tienen (los demás partidos), sólo el FSLN, y es necesario para poder cuidar el voto. Se debe tomar en cuenta a ALN, la exclusión que hicieron no suma, (sólo) resta y divide”, considera García.
La exclusión, según su teoría, podría ser parte de acuerdos entre Arnoldo Alemán y el presidente Daniel Ortega para abrir las posibilidades de que haya dos o más fuerzas opositoras en la contienda.
“A lo mejor es un acuerdo entre amigos de Alemán y de Ortega, dejar la opción de que exista otra casilla para ir divididos; ese fue el mensaje que dio el PLC a la hora de excluirnos. Sacarnos y decirle al pueblo nicaragüense que ahí está otra opción para que vayamos divididos”, señala García.
Por su parte, el diputado de ALN, Ramiro Silva, considera que la voluntad para las primarias es nula, y prueba de ello es que no la hicieron en noviembre, sino hasta en marzo, dando tiempo a que el Consejo Supremo Electoral, CSE, adelante el calendario electoral. Según Silva, con ello Alemán pretende argumentar que no hay tiempo, y que se sumen a él quienes lo deseen, porque ya posee la candidatura oficial del PLC.
“Hay dos escenarios posibles: el PLC solo y todos juntos. El PLC va a decir que no tiene tiempo y va a inscribir sus alianzas con el PUCA, el PALI, y todos sus aliados”, afirma Silva.

Bolaños Davis ofrece a Montealegre
"Revivamos alianza ALN-PC"

Según el electo presidente del Partido Conservador y designado candidato presidencial, Alejandro Bolaños Davis, el PC pretende jugar un rol protagónico y buscar balance entre la identidad de su partido y la unidad con las fuerzas que él llama democráticas. Rechaza que su partido o él trabajen a favor del FSLN, porque si así fuese no tendrían razón de estar en las primarias interpartidarias.
“Siempre se nos ha acusado en el pasado de que vamos a dividir el voto porque queremos correr con nuestra casilla, porque queremos correr como conservadores. En las primarias no nos pueden acusar de eso. Ese balance entre lograr la identidad del partido, de fortalecer las estructuras, y, por otro lado, buscar la unidad de fuerzas de oposición, es lo que hay que hacer”, afirmó Bolaños Davis.
El legislador rechaza que los conservadores trabajen con el FSLN para atomizar a la oposición. Asegura que no se dejarán usar por el partido de gobierno, pues cada cual puede tener su estrategia, pero el PC tiene una independiente. A su vez, señala que quien históricamente ha pactado con el frentismo es PLC no el PC.
“A ellos (el FSLN) les pudo haber convenido que el Partido Conservador entrara como fuerza política en estos momentos de la historia, y nosotros tenemos derecho a que nos devuelvan nuestra personalidad jurídica. Entonces, ¿qué? ¿Debemos dejar de existir para que no seamos sandinistas? ¿Cuál es la solución? Lo hicieron porque a ellos les convino”, señala Bolaños Davis.
Asimismo, manifiesta su descuerdo con la exclusión de la ALN de las primarias, pues, según él, dan oportunidad a una tercera fuerza, cuando se supone que están buscando la unidad. Considera que tanto el MVCE como el PLC actúan de forma contradictoria, pues parece que tiene temor de entrar a un proceso que no le convenga a ninguno.
Pero ante el desequilibrio de las primarias, Bolaños Davis recuerda que Eduardo Montealegre no tiene casilla y que ya le han abierto la casilla del PC. Incluso, señala que Montealegre tiene la posibilidad de irse a la ALN y no descarta retomar la Alianza ALN-PC.
“Pudiéramos revivir la fórmula vieja ALN-PC o PC-ALN. Pudiera ser eso, todo está dentro de las posibilidades, y están el APRE y el PAC y el PLI, facciones de la Resistencia que ya se nos han acercado. Lo que queremos decir es que el hecho de que nos hayan devuelto la personalidad (jurídica) y la diputación no significa que seamos sandinistas”, afirmó.
Por su parte, el otro diputado conservador y miembro de la bancada ALN, Alejandro Ruiz Jirón, cuestiona a quien quiere que haya tercera vía, y señala directamente al PLC por excluir a la ALN. Además, rechaza que se acuse a la actual Presidenta del partido verde, Azalia Avilés, pues considera que ha demostrado en los años más difíciles del partido sostenerse en la línea opositora.