Política

Interpartidarias listas

* Nunca será igual al tendido de una elección nacional, su estructura será discreta, afirman organizadores

Ramón H. Potosme

La estructura que llevaría a cabo las elecciones primarias interpartidarias está intacta, aun cuando la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, decidiera retirarse definitivamente. Pese a ello, sería un proceso mucho más pequeño que las elecciones nacionales, pero un hecho inédito en la historia del país señala Pedro Javier Solís, de la organización Hagamos Democracia.
Esta organización manifestó su voluntad de dirigir el proceso de las interpartidarias si los partidos políticos participantes así lo deciden. A su vez, Solís, afirmó que ellos sostendrán el apoyo técnico y logístico que brindaban a la CPDH para cualquier otro garante que sea seleccionado.
La CPDH había funcionado únicamente como garante, según explica el representante del Partido Liberal Constitucionalista en el diálogo por las interpartidarias, Alejandro Samaniego, pues el aspecto técnico, la búsqueda del financiamiento y el tendido electoral es de Hagamos Democracia.

El tendido electoral
Pedro Javier Solís así lo confirma y señala que para ello han creado el Consorcio Ciudadano Pro Elecciones Primarias en los departamentos. Esta organización estará compuesta por el Instituto Nicaragüense de Desarrollo, INDE, Cruzada Nacional por la Democracia, Juventud por la Democracia de Nicaragua, Judenic y organizaciones de la sociedad civil locales en cada uno de los 15 departamentos y las dos Regiones Autónomas.
“No hay problema para el financiamiento pues hay donantes tanto del extranjero como de capital nacional. Tampoco hay problemas logísticos porque están conformados los consorcios departamentales, y no hay problemas metodológicos porque como organismo tenemos la capacidad para aportar en ese sentido”, señala Solís.

Cobertura no sería tan amplia
Solís plantea que habría muchos menos centros de votación que en las elecciones generales, tanto por la logística necesaria como por el valor del proceso.
Él calculó que las interpartidarias podrían tener un costo de dos millones de dólares en comparación a una cifra superior a diez que cuesta una elección nacional.
Parte de la propuesta, según Solís, podría ser el voto en el extranjero, Juntas Receptoras de Votos móviles que faciliten la participación ciudadana o que lleguen a puertos de montaña, pero tales detalles no han sido definidos por los representantes de los partidos políticos.
“No se va a repetir la capacidad de elecciones nacionales, partiendo de que no hay un Consejo Supremo Electoral, CSE, actuando en el proceso, porque no hay un Ejército salvaguardando la seguridad, porque no están todas las condiciones logísticas, van a ser menos de la mitad de los centros de votación, pero lo suficiente para motivar a la población”, señala Solís.

Facilitador será un administrador
Samaniego coincide con Solís, ya que reconoce que no habrá suficiente fondos para todo lo que se requiere: como trasladar el material electoral, apoyo que el Ejército da al CSE, y no cree que haya tanta donación como para sufragar tales gastos.
Si bien la CPDH funcionaría como órgano rector no lo haría sola sino con la ayuda de Hagamos Democracia. Según Samaniego, el facilitador pudiera tener la función de un CSE pero sería para administrar las reglas que acuerden los partidos políticos, resolvería los conflictos, contaría los votos y declararía los electos.
La CPDH tras su retiro como organizador de las primarias, recibió a los partidos políticos para que continuara en el proceso pero a la fecha no ha dado respuesta.