Política

Reunión Ortega-Montealegre “lastimó confianza”


Ary Pantoja

La reunión privada entre el presidente Daniel Ortega y Eduardo Montealegre el 10 de abril en la Secretaría General del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, “lastimó la credibilidad y la confianza entre los actores de Metrocentro II”, según opinó el coordinador político del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Edmundo Jarquín.
A juicio de Jarquín, “que se haya producido la reunión no es un error en sí mismo. Que no se haya informado oportunamente, sí lo es, porque en alguna forma la credibilidad y confianza entre los  actores de Metrocentro II queda lastimada”, explicó Jarquín a EL NUEVO DIARIO. Además, considera que la credibilidad ante la población quedó un poco lesionada.
Para Jarquín, en el fondo, lo más importante, “y muy relevante”, es que Montealegre no haya cedido ante Ortega en sus compromisos con Metrocentro II, en relación con la no reelección de los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE. “De lo contrario, Ortega no hubiera montado la violencia callejera de los siguientes días para presionar a los diputados a que renunciaran a ese compromiso”, enfatizó.

Cualquier arreglo tiene que ser público
Respecto a la relación entre el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y el Movimiento Vamos con Eduardo, MVE, Jarquín mantuvo distancia y dijo que “no me corresponde opinar; pero sí en cuanto al conjunto de actores de Metrocentro, que son mucho más que el PLC y el MVE, es muy importante custodiar la confianza entre esos actores y la credibilidad ante la población”.
Para Jarquín, “cualquier negociación debe darse en el marco de los criterios establecidos por la Conferencia Episcopal de Nicaragua en su pronunciamiento del viernes 23 de abril, y que se corresponde a lo que el MRS fijó como posición ese mismo día”.
“Cualquier arreglo con Ortega, a la luz del día o en la oscuridad de la noche, de parte de un solo sector, no tendrá la legitimidad más que el rescate para Ortega y lo que desesperadamente anda buscando, es decir, credibilidad nacional e internacional a su candidatura a la reelección y en las elecciones de 2011, con el Consejo Supremo Electoral y las reglas de juego actuales”, explicó Jarquín.