Política

Corrupción del gobierno agobia a Nicaragua


Leyla Jarquín

La última encuesta de M&R y Asociados revela que contrario a los tres países restantes del llamado CA4 (Guatemala, El Salvador y Honduras) a los que agobia la inseguridad ciudadana, para Nicaragua, un 68.7 de los encuestados cree que es la corrupción gubernamental.
Así, para Nicaragua, el desempleo quedó en segundo lugar con 65.7 por ciento, y en último lugar la delincuencia y la inseguridad ciudadana con 41.2 por ciento. En medio están los problemas políticos, la carestía de la vida, la crisis de valores y la falta de inversión.
En la misma encuesta, mientras el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, es el mandatario que más agrada en los países que componen el CA4, el presidente Daniel Ortega resultó ser el que menos agrada, según una encuesta de M&R Consultores y que circuló en internet. El estudio se realizó del 18 de marzo al 8 de abril de 2010 a través de correo electrónico a ciudadanos que cuentan con e-mail. La técnica que se utilizó es la encuesta y el método fue la entrevista en línea a personas de ambos sexos y mayores de 16 años.

Funes es muy apreciado en Nicaragua
En el apartado “conocimiento, agrado y desagrado de presidentes” del CA4 de la encuesta, Funes obtuvo el 77.7; 50; 65.4 y el 76.2 por ciento de agrado en Nicaragua, Guatemala, El Salvador y Honduras, respectivamente. El caso opuesto es Ortega con el 74.4, 63.3, 52.6 y el 50.5 por ciento de desagrado en Nicaragua, Guatemala, El Salvador y Honduras, respectivamente.
Así pues, el mandatario salvadoreño sólo cuenta con 16.9 por ciento de desagrado en su país, y Ortega con apenas el 19 por ciento de agrado en Nicaragua. Otro mal calificado en su país es Álvaro Colom, de Guatemala, con 81.6 por ciento de desagrado y con solo 15.3 por ciento de agrado. Después está Porfirio Lobo de Honduras con 15.2 por ciento de desagrado y 48.6 por ciento de agrado en su país.
En la encuesta se señala, además, que el mandatario nicaragüense tiene el peor porcentaje, 76.9 por ciento, en cuanto a la dirección por la que conducen los presidentes a sus países respectivos. Le siguen Álvaro Colom, de Guatemala, con 76.5 por ciento; Porfirio Lobo, de Honduras, con 35.3 por ciento, y Mauricio Funes, de El Salvador, con 16.2 por ciento.

Las instituciones
En cuanto a la confianza en las instituciones nacionales, el Ejército de Nicaragua es la más confiable con 54.8 por ciento; le siguen la Policía Nacional con 46.5 por ciento, la Presidencia de la República con 16.3 por ciento, el partido de gobierno con 12.5 por ciento, los partidos de oposición con 11 por ciento, el Poder Electoral con el 10 por ciento, el Poder Judicial con 9 por ciento y la Asamblea Nacional con 6.8 por ciento.
Al contrario, las instituciones nacionales que cuentan con más desconfianza son el Poder Judicial y la Asamblea Nacional con 85.2 por ciento, el Poder Electoral con 85.1 por ciento, los partidos de oposición con 81.5 por ciento, el partido de gobierno con 81.2 por ciento, la Presidencia de la República con 78.1 por ciento, la Policía Nacional con 49 por ciento, y el Ejército de Nicaragua con 39.5 por ciento.
El Poder Electoral de Nicaragua fue el que resultó con menos credibilidad, pues en Guatemala, Honduras y El Salvador obtuvo niveles de desconfianza de 66.3, 69.1 y 60 por ciento, respectivamente.