Política

Fraude incrustado en corazón de CSE


Leyla Jarquín

La oposición política en Nicaragua tiene una gran tarea para evitar un fraude electoral en los comicios nacionales de 2011, y aunque el primer paso es presionar para que se reemplace a los actuales magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, con personas honestas e independientes, es indispensable que estos nuevos magistrados hagan una “reingeniería” en las estructuras de las direcciones de ese poder del Estado.
“Si sólo cambiamos la cúpula del CSE y dejamos sin tocar las direcciones técnicas que están en manos de personas que responden a criterios político-partidarios, no haríamos mucho”, expresó el analista político y dirigente del Movimiento por Nicaragua, MpN, Carlos Tünnermann.
Es por ello que sugiere que una vez escogidos los nuevos magistrados, éstos deben hacer una “sacudida” en las nueve direcciones del CSE para terminar con el partidismo incrustado en esa institución.
Lo mismo opinó el diputado del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Enrique Sáenz, al señalar que “el primer desafío de los nuevos magistrados será cambiar todo el aparato electoral”.

Primero elegir
Por su parte, la enlace nacional de la Coordinadora Civil, Luisa Molina, dijo que lo más importante es elegir a nuevos magistrados, y que luego habrá que pensar en hacer reformas a la Ley Electoral, de manera que haya más participación ciudadana y que elimine al partidismo en la Junta Receptoras de Votos, entre otras cosas.
En una entrevista con este diario, el ex director general de Cedulación del CSE, Dionisio Palacios, explicó que siendo las nueve direcciones técnicas del CSE las que llevan a cabo un proceso electoral y que están politizadas, es necesario cambiar a sus funcionarios, para asegurar que en 2011 no haya un fraude electoral como el denunciado en 2008.

El caso es grave
Sin embargo, a la vez advirtió que el atraso que está teniendo el proceso de elección de 25 funcionarios del Estado —entre ellos el de 10 magistrados del CSE—podría desembocar en que la contienda electoral del próximo año se dé en las condiciones actuales: clonación de cédulas, niños con cédulas, cédulas otorgadas sólo a miembros de un partido, y casi tres millones de ciudadanos votantes con cédulas vencidas. Eso, entre lo más estratégico.
Según Palacios, no habría el tiempo necesario para nombrar a nuevos directores ni para capacitarlos, además de que los nuevos magistrados podrían verse enfrentados con sindicatos sandinistas, que por orientaciones partidarias impedirían a toda costa una “reingeniería”.

Políticos no lo ven tan así
Aunque para Sáenz los planteamientos de Palacios son por el momento “especulaciones”, el diputado del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, José Pallais, y la diputada de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, María Eugenia Sequeira, no obviaron esas posibilidades, y, por tanto, manifestaron que la elección de los 25 funcionarios tiene que darse este año, y que se deberá aplicar un programa de reconversión ocupacional.
“Si elegimos (a los 25 funcionarios) en 2010, habrá tiempo para que se dé la reestructuración del CSE”, señaló Pallais, pues cree que eso se puede hacer en 30 días contados a partir de la elección de los nuevos magistrados.

Los tiempos
Mientras tanto, Sequeira dijo que se requiere tres meses para cambiar a los funcionarios de las nueve direcciones del Poder Electoral. En lo que sí coincidieron estos dos diputados es en que para evitar las amenazas de los sindicatos ante las intenciones de cambio de estructuras, se deberá crear un programa para indemnizar a los actuales funcionarios.
Para llevar a cabo dicho proceso, que compararon con el período de transición en 1990, tendrían que buscar recursos externos, pues consistiría en otorgar incentivos económicos para un retiro voluntario.