Política

Cumbre en Cancún: Haití, Malvinas y bloque regional


Los mandatarios de 32 países de América Latina y El Caribe iniciaron ayer una cumbre de dos días en México que busca crear un bloque regional sin Estados Unidos; y analizar la tragedia de Haití y el apoyo a la soberanía argentina en Las Malvinas.
“Es hora de concretar la unidad de Latinoamérica y el Caribe. De traducir en lo concreto lo que es la vocación natural de nuestros países”, manifestó el presidente anfitrión, Felipe Calderón, al inaugurar la Cumbre de la Unidad que sesiona en la zona turística de Cancún, al este de la Península de Yucatán.

Oda al ALBA
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, aprovechó el encuentro para expresar las “bondades” de la Alternativa Bolivariana para las Américas, ALBA, y pidió discutir garantías para que no se repitan los golpes de Estados --como el de Honduras-- en ningún otro país de Latinoamérica.
Ortega dijo que el ALBA ha tomado “mucha fuerza” en los países donde tienen “objetivos comunes en el campo político y comercial”; además manifestó que el ALBA “es un modelo” para el proceso centroamericano de negociación con la Unión Europea.
Insistió en que ese sistema venezolano es ideal para el proceso de “unidad latinoamericana” e incluso aseguró que es una solución para la reconstrucción de Haití después del terremoto.
“El sur que marca el ALBA nos permite la unión, nos permite ser libres, nos da fuerza contra el analfabetismo y la pobreza a lo largo y ancho de Latinoamérica”, expresó el presidente Ortega.

Preparan resoluciones
En este encuentro, los representantes de 32 países, de ellos 25 presidentes o jefes de gobierno, prepararán además de las resoluciones sobre Haití y Las Malvinas, otra sobre el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, cuyo presidente Raúl Castro, fue saludado especialmente por Calderón al ingresar a la sede del evento.
Al margen de la agenda oficial, algunos países, como Brasil, propondrán reincorporar a Honduras a la Organización de Estados Americanos, OEA, de la que fue expulsado a raíz del golpe de Estado de 2009. Sin embargo, el presidente hondureño, Porfirio Lobo, que asumió en enero, no fue invitado a la reunión.
Calderón recalcó que el bloque regional garantizaría “la participación efectiva de la región en la economía y en las decisiones mundiales y defendería la democracia”.

Desprendernos
del coloniaje
Sobre el futuro mecanismo regional, el presidente Hugo Chávez dijo que se trata de una “propuesta para desprendernos definitivamente del coloniaje (en el) que Estados Unidos puso a este continente”.
Pese a la coincidencia de los pronunciamientos sobre la necesidad de unir a la región, no está claro aún si el documento que se suscribirá hoy crea formalmente el bloque que fusionaría al Grupo de Río con los países del Caribe.
El bloque regional, que incluso abordaría temas tradicionalmente excluidos como la defensa y seguridad regional, podría entrar en funcionamiento formalmente en julio de 2011, en una cumbre extraordinaria que Venezuela organizaría en Caracas, según versiones coincidentes de la prensa mexicana que cita fuentes diplomáticas sin identificar.
El derrocado presidente hondureño Manuel Zelaya anticipó la semana pasada que enviaría a Cancún un mensaje pidiendo medidas puntuales para defender la democracia y evitar que se repitan golpes de Estado como el que lo sacó del poder.
Varios mandatarios han previsto realizar encuentros bilaterales, entre los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Colombia, Álvaro Uribe, cuyos países mantienen rotas las relaciones diplomáticas desde 2008.