Política

“El adversario ya no es un Estado”

Al gobierno del presidente Barack Obama no le preocupa la apertura de una “oficina regional” rusa en Nicaragua, siempre que “haya transparencia” en las proyectos de cooperación y ayuda mutua en materia de defensa, señala el subsecretario adjunto de Defensa para Asuntos del Hemisferio Occidental, Frank O. Mora

Ary Pantoja

El gobierno de Estados Unidos no quiere dejar nada al azar y ha empezado una “ofensiva” en todos los ámbitos para recuperar “el terreno perdido” en América Latina. No en vano, se encuentra en Nicaragua el subsecretario adjunto de Defensa para Asuntos del Hemisferio Occidental, Frank O. Mora, quien participó en el acto de traspaso de mando militar y se reunirá hoy bilateralmente con el nuevo jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés, para hablar de la profundización de la cooperación mutua.
“Por eso estamos aquí, por eso me ha enviado el Secretario de Defensa (Robert Gates)”, respondió Mora a una de las preguntas durante la entrevista con EL NUEVO DIARIO, en la que, además, asegura que el gobierno del presidente Barack Hussein Obama no está preocupado por la anunciada apertura de una “oficina regional” en Nicaragua por parte de Rusia, sino más bien, en profundizar los mecanismos de cooperación con las Fuerzas Armadas nicaragüenses.
Según Mora, el “adversario ya no es un Estado”, sino el crimen transnacional organizado, y al combate de éste debe estar enfocada la cooperación militar entre Estados Unidos y América Latina. El establecimiento de bases militares norteamericanas o el uso de territorio latinoamericano no es algo que busque Estados Unidos, señala Mora, “pero debemos ser creativos y flexibles ante un adversario tan inteligente como el narcotraficante”, asegura.

¿Cómo están actualmente las relaciones entre Nicaragua y Estados Unidos en materia de defensa?
No sé si podrían ser mejores de lo que ya están en este momento. A pesar de las limitaciones que tenemos nosotros en torno a los recursos, a la crisis presupuestaria y a las limitaciones que también existen en Nicaragua, el nivel de cooperación con la Marina, la Armada, la cooperación y los ejercicios militares, los programas de educación y de capacitación, se han fortalecido, y se ha profundizado hoy en día la relación con el Ejército y con las Fuerzas Armadas de Nicaragua, y es por eso por lo que estoy aquí representando al secretario de Defensa (Robert) Gates.
Pensamos que la relación se debe no sólo mantener, sino que (debe) seguir profundizándose, y él (el Secretario de Defensa) quería que yo viniera para enviar ese mensaje al gobierno de Nicaragua y al nuevo Comandante en Jefe del Ejército, y de que estamos interesados en hacer más.

¿Qué visión tiene el presidente Obama en materia de defensa, respecto a América Latina?
América Latina sigue siendo una zona de paz, comparada a otras áreas y regiones del mundo, y eso es importante. Nosotros seguimos los mismos programas de cooperación y ejercicios con instituciones, porque nos beneficia a los Estados Unidos, porque pensamos que esto (la cooperación) es de mutuo beneficio. El Presidente (Barack Obama) lo dijo en la Cumbre de las Américas, y habló de la necesidad no sólo de las Fuerzas Armadas, sino también de otras instituciones, de trabajar juntos, de una manera multinacional, porque las amenazas y los desafíos a los que nos enfrentamos no son sólo amenazas transnacionales, sino que son amenazas no tradicionales, amenazas complejas, que un país --incluyendo a los Estados Unidos-- no puede solucionar solo, y eso requiere una respuesta multinacional.
Es por esto que las relaciones, los programas de cooperación y los ejercicios es importante que lo hagamos mutuamente, de una manera cooperativa, y no pensar que un solo país puede hacerlo todo, y el Presidente (Obama) ha dicho que está dispuesto a tenderle la mano a cualquier país, a cualquier gobierno, mientras éstos respondan de manera positiva para solucionar los problemas mutuos y desafíos que existen en la región.

Las amenazas que enfrenta el mundo son el narcotráfico, el terrorismo y otros delitos de carácter transnacional, sin embargo, ¿qué tipo de atención, en materia de defensa, están brindando a la relación que Nicaragua y otros países de América Latina están entablando con Rusia e Irán, por ejemplo?
Cualquier cooperación que ayude a la capacitación y a solucionar los problemas hemisféricos es positiva, lo importante es que haya transparencia.

¿No les preocupa que Rusia haya anunciado la apertura de una oficina regional en Nicaragua?
No nos preocupa realmente. En lo que sí insistimos es en que haya transparencia en los niveles de cooperación y en las operaciones, como hacemos nosotros. Creo que cuando hay transparencia, se evitan problemas y malos entendidos, y para nosotros eso es importante. Mientras esa cooperación sea para ayudar al país, pero en temas de capacitación, eso me parece que es importante en la medida que estén enfocados en los problemas y amenazas transnacionales que todos los países estamos enfrentando.

Sin embargo, en temas de cooperación, no parece ser el mismo caso de Venezuela, que ha adquirido armas rusas. ¿Eso es motivo de preocupación para Estados Unidos?
Sí, es de alguna preocupación, y es por eso que la transparencia y buscar mecanismos de confianza mutua es tan importante. El diálogo es crítico en esto, si no hay diálogo, si hay conflictos, eso crea un círculo vicioso, y es por eso que, repito, la transparencia, el diálogo, la conversación y la cooperación son claves; y es clave ir creando un clima de confianza mutua.

Pero esa confianza no parece ser muy compartida por el gobierno de Estados Unidos, considerando que los llevó a reactivar la Cuarta Flota Naval, después de 58 años. ¿O tiene otros motivos esta reactivación?
No, no, no. No hay ninguna relación entre una cosa y la otra. En realidad, la Cuarta Flota es una oficina; la Cuarta Flota no tiene portaviones, no tiene nada de eso; es sólo un mecanismo administrativo que ayuda a organizar, por ejemplo, cuando el USS Comfort vino a Nicaragua, esa es una operación que se hace desde la Cuarta Flota.

¿Estamos hablando en términos humanitarios?
Eso es lo que es. Hubo países y presidentes (latinoamericanos) que manipularon la (reactivación de la) Cuarta Flota para hacerle entender a algunos que esto es, qué sé yo, un esfuerzo de Estados Unidos por imponer no sé qué cosa. Esas son manipulaciones.

De acuerdo con su experiencia como ex asesor de la Agencia Central de Inteligencia, ¿hay algo que le indique que las relaciones entre Estados Unidos y América Latina se puedan tensar a causa de la compra de armas de países de la región a Rusia?
Yo no creo en este momento que haya una carrera armamentista en la región. ¿Existe el peligro y la posibilidad? Sí. Pero en este momento no lo vemos así, porque si te enfocas bien en los gastos militares, realmente son tres o cuatro países, de los cuales la mayoría estén en un proceso de modernizar equipos que ya tienen de los años 40 ó 50. O sea, no es un proceso para equilibrar (capacidad militar), como hemos visto históricamente en Europa y en otros países.
Así que en este momento no vemos esa posibilidad, pero siempre es importante --es importante para nosotros, es importante para Nicaragua, para Venezuela y para otros países-- mantener la región como una zona de paz, en el sentido de (evitar) conflictos armados entre países.

¿Qué cuota de responsabilidad tiene Estados Unidos en esta posible carrera armamentista que usted menciona?
Mira, el único país donde hemos vendido equipos de alta tecnología --son los F-16-- es a Chile. Hay un proceso de modernización (militar) en Brasil, y nosotros la ayuda que damos a Colombia es específicamente contra el narcotráfico y la insurgencia. No son tanques, no son aviones de combate, no son portaviones ni submarinos; son cosas para la contrainsurgencia.
En Brasil hay un proceso de modernización; ellos han comprado armamento francés, no todos me parece, y esos son los tres o cuatro países que han modernizado o han expandido su capacidad militar en materia de equipos.

¿Estados Unidos estaría interesado en establecer bases en otros países de América Latina? Tengo entendido que actualmente el gobierno de Ecuador…
Perdona la interrupción, no son bases…
Utilización de territorio entonces. El gobierno de Ecuador decidió no renovar el permiso que tenían para seguir usando la base de Manta…
Bueno, nos negaron el permiso, pero no es una base, es un pedazo de un aeropuerto que el gobierno de Ecuador nos prestó para operaciones contra el narcotráfico.

¿Hay interés en usar otros territorios en este sentido?
No, no hay interés que yo sepa en este momento, pero quiero repetir algo, y es que la amenaza del narcotráfico es una amenaza a Ecuador, es una amenaza a Nicaragua, una amenaza a Estados Unidos, y tenemos que buscar mecanismos de cooperación y ser creativos, porque el adversario, el narcotraficante es muy inteligente, es muy capaz y se ajusta, es muy flexible y nosotros tenemos que ser flexibles, tenemos que ajustarnos y tenemos que cooperar; es por eso que la cooperación y el entendimiento es más importante ahora que quizás nunca antes. El adversario ahora no es un Estado.

Entonces, ¿va a haber mayor acercamiento con Nicaragua?
Ya existe el acercamiento, y estoy hablando de las Fuerzas Armadas. El tema ahora es cómo podemos profundizarlo más y es por eso que estoy aquí.

¿A qué niveles de profundización podemos llegar?
Cooperar más, hacer…

¿Destinar mayor presupuesto para cooperar con Nicaragua, por ejemplo?
Correcto. Para proyectos específicos, para capacitación, educación, entrenamiento. Ese tipo de cosas, y quizás en este momento no está al nivel que queremos por las necesidades que usted ya conoce.

¿Quién es Frank Mora?
Actualmente, el doctor Frank O. Mora es el Subsecretario Adjunto de Defensa para Asuntos del Hemisferio Occidental, uno de los tres componentes de la Oficina del Subsecretario de Defensa para Asuntos de Defensa Nacional y Seguridad de las Américas. En este cargo, Mora supervisa asuntos de política y relaciones de defensa con los países del hemisferio, así como los fondos del gobierno estadounidense para cooperación hemisférica de defensa y la integración del Comando Norte y Comando Sur de los Estados Unidos.
Durante los últimos 20 años, el doctor Frank Mora ha trabajado como asesor para varias instituciones como la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, la Fuerza Aérea, el Ejército, la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el Instituto de Estudios y Seguridad Nacional, el Departamento de Estado, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, el Comando Sur y la Oficina del Secretario de Defensa.
Asimismo, Mora ha sido asesor de la Organización de Estados Americanos, OEA, y observador de procesos electorales en Paraguay, Perú y El Salvador. Entre los años 2004 y 2009, Mora fue profesor de Estrategias de Seguridad Nacional y Estudios de América Latina en la Escuela Nacional de Guerra de la Universidad Nacional de Defensa de los EU.