Política

Nicaragua condiciona reconocimiento a Honduras

* Declaraciones de Canciller suenan como muy adentro de los asuntos internos de Honduras

Matilde Córdoba

Nicaragua está analizando la idea normalizar las relaciones diplomáticas con Honduras, siempre que el gobierno de ese país cumpla con ciertas medidas “de respeto a los derechos humanos”, aseguró ayer el canciller Samuel Santos en España.
Santos reconoció en Madrid, luego de reunirse con su par español, Miguel Ángel Moratinos, que el gobierno es “consciente de la necesidad de regularizar las relaciones con Honduras”, pero sostuvo que se necesitan ciertas medidas de parte de Honduras.
“Demandamos con firmeza que se realice bajo condiciones establecidas de común acuerdo y ciento por ciento verificables, que incluya las garantías de respeto a los derechos humanos y la total vigencia de las garantías ciudadanas hondureños que hoy viven un estado de represión selectivo”, manifestó Santos.
El canciller participó en la Tribuna Iberoamérica, foro organizado por la Agencia EFE y la Casa de América, que convoca desde 2006 a los actores políticos más relevantes de la actualidad iberoamericana.

¿Cambio de opinión?
La semana pasada, el presidente Daniel Ortega dijo que aún no estaba dispuesto a reconocer diplomáticamente al nuevo gobierno del país vecino, porque “el golpe (de Estado) está vivo”, y porque el presidente Porfirio Lobo “está sentado sobre las bayonetas”.
Luego del primer día de la Cumbre del Grupo de Río, que se efectuará en Cancún (México), el 22 y el 23 de este mes, está previsto que los presidentes de Centroamérica se reúnan para abordar este tema, que hasta la fecha tiene paralizado el proceso de integración de la región.
Según Santos, Ortega llevará a la Cumbre la “preocupación” sobre la paralización del proceso de integración, pues, dijo, el mandatario comparte dicha inquietud “con la mayoría de los mandatarios latinoamericanos con quien se ha comunicado” en las últimas semanas, entre ellos los presidentes de El Salvador, Carlos Mauricio Funes, y de Guatemala, Álvaro Colom, así como varios gobernantes sudamericanos.
Santos insistió en que se debe ser cauteloso en la reunión prevista en Cancún.
¿Intervencionismo?
“Esperamos que el presidente hondureño, surgido del golpe, asuma el compromiso de su gobierno para asegurar el pleno restableciendo del orden constitucional en su país”, dando “pauta para la normalización de las relaciones con Centroamérica y el mundo”, dijo Santos, citado por la AFP.
El Parlamento Centroamericano (Parlacén) reconoció al nuevo gobierno de Honduras un día después que el presidente Porfirio Lobo tomó posesión.
El presidente del Parlacén, Jacinto Suárez, considera que “las cosas van a tener su desarrollo”, y que lo que les interesa a los países de la región es “mantener la integración”.