Política

Concejales reclaman escaños municipales


José Luis González

LEÓN

Después de varios meses de haber sido destituidos como concejales en la Alcaldía de León, Diego Reyes y Norberto Ruiz, han emprendido una lucha por la reivindicación de sus derechos como funcionarios electos por el voto popular, no solo ante el Concejo Supremo Electoral, CSE, y organizaciones de derechos humanos, sino también ante el Consejo, asistiendo a las reuniones de éste a pesar de no ser tomados en cuenta.
El concejal suplente del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Diego Reyes, incorporado en sustitución del concejal propietario, Ariel Terán, fue apartado del cargo en mayo de 2009 porque, según el Concejo, debía presentar su acreditación como propietario.
Pero el concejal del Frente Sandinista, Norberto Ruiz, que se opuso a la destitución de Reyes, y que a partir de que asumió su escaño mantuvo una posición independiente en la alcaldía, fue destituido ocho meses después, supuestamente porque anunció su retirada del partido en el gobierno.
El concejal Ruiz fue apartado de su cargo el 31 de diciembre por orientaciones del presidente Daniel Ortega.
“Decidí retirarme del partido porque estoy preocupado por el rumbo que lleva la alcaldía, por las actitudes del edil Manuel Calderón, que es bastante grosero, autoritario y soberbio hasta con los mismos concejales; por esa razón me queje y creí que el partido iba a actuar responsablemente, y que iba a diseñar una estrategia para ganar las próximas elecciones, pero fue todo lo contrario”, explicó Ruiz.
Ruiz agregó que esta dando los pasos que la ley le indican para lograr su reintegro en el Concejo Municipal de León, sin embargo denunció que desde el 31 de diciembre, después de su destitución, ha solicitado a la señora Flavia Orozco, responsable del Concejo Departamental Electoral, que le conceda un despacho, y hasta la fecha no ha recibido una respuesta.
El concejal liberal Diego Reyes criticó las actitudes autoritarias del edil Manuel Calderón y afirmó que la actitud reiterativa de Calderón pone en la indefensión a los demás concejales que podrían correr la misma suerte de destitución.