Política

Morales Carazo compara la amnistía con una catástrofe


Edgard Barberena

El vicepresidente Jaime Morales Carazo comparó la propuesta Ley de Amnistía con la resolución controvertida de la Sala Constitucional de la CSJ, calificada por él en su momento como “alejandrina”; el decreto presidencial que prorroga temporalmente el período de los funcionarios y el huracán “Mitch”.
Estima que una amnistía sería “vergonzosa, aberrante”, a la que solamente le faltaría que le pusieran una coletilla para proclamar a Nicaragua como el reino o el paraíso de la corrupción, dándole la bienvenida a todos los delincuentes mundiales que quieran encontrar aquí impunidad, inmunidad, perdón y olvido, y licencia para delitos pasados, presentes y futuros”.
Opinó que lo que ocurre en el país es producto de movimientos políticos, de presiones contra presiones, y, el colmo, es el de algunos religiosos que no la censuran o la aceptan, o el dirigente de una cámara de comercio que aplaude todo latrocinio, fraudes, despojos y toda clase de delitos de privados y de funcionarios públicos.

Rendija para meter una Constituyente
“Pensando en voz alta y especulando con unos amigos, a mí se ocurre que pudiera ser una rendija para meter una Constituyente, que, entre otros, contemple esa amnistía general, pero seguramente no tan bárbara y descarada como el actual proyecto”.
Dice Morales Carazo que “si sólo se aplicara con finalidad política --lo que explica la Ley de Amnistía--, debería tener como mínimo ciertos condicionamientos, como que los beneficiarios sean exclusivamente aquellos que hayan desempeñado cargos públicos o (que hayan tenido) destacadas dirigencias políticas a nivel nacional.
“Que a los beneficiarios, una vez promulgada la Ley de Amnistía, se les suspenda automáticamente el fuero por el tiempo que les falte para concluir su nombramiento, y para el que fueron reelectos, o que no puedan ser electos ni nombrados para los altos cargos del Estado, sea Presidente, Vicepresidente, magistrados, contralores, fiscales, al menos por un período de cinco años, siguientes a la promulgación de esa Ley de Amnistía”.

Sobre los mega rótulos
Morales Carazo rechazó la aparición de los mega rótulos, y lamentó que “algunos otros medios vienen practicando estas mismas técnicas con esa propaganda, que irrespeta y agrade la dignidad, reputación y honra de las personas, y son de diferentes naturaleza y tendencias”.