Política

“Jamás me someteré a la justicia que dirige Ortega”


Matilde Córdoba

En estos tiempos, Eduardo Montealegre, se enoja con facilidad, pone mucho énfasis en sus respuestas negativas y dice no saber casi nada. No sabe qué proyecto de Ley de Amnistía le beneficia ni qué contemplan los diversos proyectos de amnistía, pero sí sabe que a la “justicia de Daniel Ortega” no se someterá.

¿Aceptar una amnistía no sería, como dicen sus mismos detractores, aceptar que ha cometido esos delitos por los que le acusa la Fiscalía?
No se trata de una cosa a favor de Eduardo Montealegre. Estamos en una lucha a favor que el Poder Judicial no sea utilizado para manipular, para chantajear, para amedrentar a la oposición, al sector privado. Yo no he cometido ningún delito. No me han probado que yo he tocado un centavo del erario.

El juicio no ha empezado, usted no se ha quitado su inmunidad.
Es que no me la voy a quitar porque precisamente para eso es. Esto es un juicio político. Tan político es que me acusan de emitir Cenis, de robar Cenis, cuando ni siquiera estaba en el gobierno.

¿No es mejor dejar en evidencia al Poder Judicial que usted señala como corrupto?
¿Qué más en evidencia? Más que eso no puede haber… Quiero que usted lea la Ley de Amnistía aprobada el 13 de marzo de 1990. Todos lo que hablan, desde el presidente de la República para abajo, todos fueron amnistiados por delitos cometidos o presuntamente cometidos. Todos.
Esto no es para favorecerme a mí, esto es porque ya está el pueblo de Nicaragua cansado de que se utilice el sistema judicial. ¿Si aquí hubiese un sistema judicial cree que hubiesen puesto esos rótulos, violando la Alcaldía su misma ordenanza? A una de las competidoras le botaron los rótulos.

¿Hará lo mismo que está criticando? Como ellos lo hicieron en el pasado, ahora nos toca a nosotros.
Lo que estoy diciendo es que esos que están criticando tienen doble moral.

El MRS recomendó que mejor fuese enjuiciado y si era posible ir a la cárcel…
No, no, no escuché lo que dijo el MRS. Sin embargo, si aquí hubiera un sistema judicial limpio, honesto y transparente y no dejara que se politice la justicia, no tendría ningún problema porque no habría existido ninguna acusación.
Yo le recomiendo a cualquier persona que no use el sistema judicial, que no vaya a caer en la trampa. El sistema judicial está manipulado. Como quisiera tener un juez como en Argentina, que le dijo a su presidenta, usted no puede destituir al presidente del Banco Central y no puede tocar a las reservas.

¿Está de acuerdo con que la amnistía lo beneficie sólo a usted y a Arnoldo Alemán o que se quede como está planteada?
Los abogados lo están viendo, hasta que no vea los pro y los contra no voy a pronunciarme. Me dijeron ayer que habían llegado a un acuerdo y que iban a incluir los nombres de acusados…

Usted estuvo en el gobierno de Enrique Bolaños, quien emprendió la acusación contra Arnoldo Alemán, ¿cree que también es político su caso?
De la manera que sus juicios han sido manejados sí. Que lo ponen en la cárcel, que lo sacan de la cárcel, que lo ponen en El Chile, que lo sacan de El Chile. Ese manejo es político.
¿Eso le quita responsabilidades?
Yo no estoy pronunciándome en ningún caso particular. Si en mi caso particular, por educación, porque me eduqué en Estados Unidos, creo que los jueces deben ser imparciales y creo que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre culpable. No creo en veredictos de jueces politizados.

Más de algún funcionario allí podría tener responsabilidades
¿Qué responsabilidad? Los que deberían estar acusados y en la cárcel son los jueces y los magistrados zánganos.

¿Entonces usted está haciendo lo mismo que critica, ellos promueven la impunidad y ustedes también?
Yo no he dicho que estoy promoviendo impunidad. Tenemos la obligación de reorientar Nicaragua, quitándole el uso y abuso del sistema judicial.

¿Y eso se logra a través de una Ley de Amnistía?
Lo que estoy diciendo es que no se use y abuse el Poder Judicial para tratar de amedrentar y amenazar a la oposición y al sector privado…

Más allá de los abusos del Ejecutivo y de la influencia que tiene en el Poder Judicial ustedes están cometiendo otro atropello a las leyes al dejar impune a funcionarios que pudieron haber cometido delitos.
En primer lugar hay un adagio que dice que es preferible que salgan mil culpables, a condenar a un inocente. Yo no soy juez ni investigador para decir quién es culpable. Aquí se encuentran culpables a los inocentes e inocentes a los culpables, simplemente para que se haga la voluntad del todopoderoso emperador Daniel Ortega.

Carcel no cabe en su currículo
¿Entonces no hay posibilidad alguna de que se someta a esa justicia?
¡Jamás! Jamás de manera voluntaria voy a aceptar ir donde esos zánganos corruptos de los jueces.
Se tienen que destituir a magistrados de la Corte Suprema de Justicia, del Tribunal de Apelaciones…

Bien, ustedes en represalia a ese sistema judicial están impulsado esta Ley de Amnistía, ¿qué van a lograr?
Eso pregúnteselo a los abogados, a los diputados que están involucrados. Yo lo que puedo decir es que la justicia no puede seguirse manipulando…
¿Cómo es posible que en el caso de Daniel Ortega prescribió el período, en el caso de violación de su hijastra, y no prescribió en el caso de Arnoldo Alemán? Se tiene que dejar de manipular al sistema judicial.

¿Ustedes cómo lo harán?
No es en sí esta ley la que resolverá. Este es un paso que permita que nos unamos y decirle a Daniel Ortega: no vas a manipularnos.

Ustedes no tienen los votos para cambiar magistrados
Pero le vamos a decir no a lo que él quiere.

Igual, van a tener que negociar con él
Pero no bajo sus condiciones, no nos va a doblegar.

¿Qué pasará si en unas semanas Arnoldo Alemán negocia solo con el FSLN?
Yo no voy a comentar eso, no sé predecir el futuro.

No es predecir, es un escenario
No puedo comentar sobre especulaciones.

Ya ha ocurrido en el pasado
No puedo comentar sobre especulaciones. Acepto lo que me han dicho, que no van a ceder a los chantajes de Daniel Ortega… ¿por qué está tan reacio el Frente Sandinista? Porque (con la amnistía) estamos tocando el corazón del poder de Daniel Ortega.