Política

Acusan a discapacitado por amenazas de muerte


Leonor Alvarez

El hijo mayor del fallecido ex alcalde capitalino, Herty Lewites, Herty Mauricio Lewites Lacayo, fue denunciado en la Estación Cinco de la Policía de Managua por amenazar de muerte y acosar las propiedades de la viuda de su padre, Carmen García.
Lewites junior recibió el citatorio el viernes, el cual le indicaba que se tenía que presentarse el lunes (ayer) en el Distrito Cinco de la Policía, adonde llegó acompañado de su mamá, Eddy Lacayo, de un abogado y de su maestra intérprete, ya que es sordomudo y sufre retraso mental.
Los oficiales de la Policía les explicaron que Carmen García interpuso la denuncia porque fue amenazada de muerte por Herty Lewites junior, y porque éste constantemente se acerca a sus propiedades, pero no les dijeron cómo, cuándo y dónde había sido realizada tal amenaza que el joven y su familia desconocen.

Róger Lewites dice que es invento
El tío de Lewites junior, Róger Lewites, considera que todo es un invento de García, con el objetivo de “acallar” al muchacho, quien no ha cesado de reclamar lo que le corresponde de los bienes que dejó su padre.
Hace tres meses, el joven de 26 años instaló una champa improvisada con cuartones de madera y plástico negro frente a la casa de dos pisos donde habitó hasta el día en que murió su padre. De esa manera intentaba presionar a la viuda para que le entregara los bienes que le corresponden de la herencia.
A esa casa a la que Lewites junior tuvo acceso, su madrastra cambió todas las cerraduras y actualmente está en venta, pero también se encuentra una lápida con una advertencia firmada por él: “Carmen García... no cumplís con mi herencia. No compren o renten los bienes que están en litigio que por ley me corresponde: Edificio Sol–Casas de habitación kilómetro 10.5 carretera a Masaya. Complejo Hertylandia–Casa del mar empalme a La Boquita, Casares-Masachapa Beach Resort”.
EL NUEVO DIARIO buscó a Carmen García para preguntarle cómo Herty Junior la había amenazado, pero en su casa recién construida, ubicada en residencial Las Colinas, nadie salió a recibir al equipo periodístico, pese a los reiterados llamados que le hicieron.