Política

Mel Zelaya: entre la solución y la crisis


El retorno del depuesto presidente Manuel Zelaya a Honduras sugiere dos posibles escenarios. Por un lado, podría significar una negociación para buscar una salida a la crisis generada por el golpe de Estado del pasado 28 de junio, pero por otro, podría crear mayor polarización de la población, y, por ende, más violencia.
Los analistas políticos Cairo Manuel López y Gabriel Álvarez, y el ex vicencanciller Víctor Hugo Tinoco, coincidieron en que la presencia de Zelaya en territorio hondureño es una oportunidad para que las partes involucradas se sienten a negociar una salida a la crisis que vive este país vecino, tomando como referencia el Acuerdo de San José planteado por el presidente costarricense Óscar Arias.
“Al margen de lo que ocurrió (para que pudiera entrar a Honduras), lo más importante es que ya está en Tegucigalpa, entonces se debe tratar de crear las condiciones que lleven al cumplimiento del Acuerdo de San José”, expresó Álvarez.
Y aunque el Acuerdo de San José establece como condición fundamental el retorno inmediato de Zelaya a la presidencia, López, Álvarez y Tinoco no quisieron dar una postura firme sobre esa posibilidad.

Restitución es algo simbólico
Tinoco destacó que, a estas alturas, la restitución de Zelaya en el poder sería algo simbólico, pues señaló que --según la teoría política-- el último año de gobierno de un presidente es de “poder débil”, y además aseguró que “ahora se trata de encontrar una salida a la crisis y las partes tienen que ceder”.
López, sin embargo, dijo que si Zelaya regresa a la presidencia debe hacerlo bajo las condiciones en las que fue electo, es decir, en respeto a la Constitución Política, lo cual implica desistir de sus intenciones de reelegirse.
Álvarez, López y Tinoco también coincidieron en que las negociaciones en Honduras significarían legitimidad para las elecciones presidenciales que se realizarán en noviembre próximo en ese país.
Aunque estos analistas propusieron que las negociaciones deben tomar en cuenta la propuesta del presidente Arias, el representante de Nicaragua en la Asamblea General de las Naciones Unidas, ONU, Denis Moncada, anunció ayer en una reunión extraordinaria de este organismo internacional que el presidente Daniel Ortega habló vía telefónica con Zelaya y éste le dijo que no está de acuerdo con el Acuerdo de San José.

A Honduras, pero a la cárcel
El diputado del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, José Pallais, manifestó que el retorno de Zelaya a Honduras generará mayor polarización entre la población hondureña, y, por ende, más violencia; mientras que su homólogo Maximino Rodríguez dijo que Zelaya debe estar en Honduras, pero para que responda por los 18 delitos que le atribuye la justicia ese país.

Ortega niega movimiento de tropas
El Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, aseguró que es totalmente falso que el Ejército de ese país esté desplazando tropas hacia la frontera norte con Honduras o preparando un ataque contra el vecino país, tal como lo denunció el mandatario de facto de Honduras, Roberto Micheletti, según versiones periodísticas conocidas ayer. “Nicaragua no está trasladando tropas y no tiene ninguna intención de que se dispare un solo tiro contra Honduras”, agregó.