Política

Elecciones en un Caribe inestable

* Presidente del Consejo Electoral Regional, CER, de la RAAN, Ernesto Nery González Martínez cree que elecciones se desarrollarán en normalidad, pero advierte incidentes * Costeños ven confusión entre autonomía e independencia

Leonor Alvarez

Para algunos, el grupo separatista de la Costa Caribe que se declara independiente del Estado de Nicaragua, está integrado por personas con “posiciones radicales, xenofóbicas, racistas, que no abonan a la unidad”. Para otros, es un grupo que surge como reacción al abandono del gobierno central y es por eso que ahora ni siquiera quieren permitir elecciones regionales con la presencia de partidos políticos del Pacífico, aunque en ningún caso avalan las acciones separatistas.
El presidente del Consejo Electoral Regional, CER, de la RAAN, Ernesto Nery González Martínez, es de los que piensa que este grupo separatista está compuesto por personas radicales, xenofóbicas y racistas”, porque no tienen una visión global de la vida nacional y no quieren compartir los recursos que ofrece el territorio.
González Martínez, que trabaja como funcionario público de Puerto Cabezas, pero es originario del Pacífico, manifiesta que lo que se maneja últimamente en esa región es que el próximo mes (octubre), este grupo que generalmente son líderes comunales, se tratarán de tomar las sedes del gobierno regional.

Provocan inestabilidad local
González adelanta que puede haber problemas en ese sentido, relacionados con la estabilidad de la localidad. “Se van a tomar la Alcaldía y otras sedes del gobierno regional. Estas acciones ocasionan problemas en la ciudad y agudizan la situación, puede que se produzcan tranques vehiculares que detienen los alimentos que viajan y salen de la ciudad”, avizora González.
Considera además que este es un problema de poder, porque hay inconformidad con el que “agarra más”, pero desde el punto de vista legal no hay nada que respalde las acciones separatistas, agrega el funcionario.
La solución para González es que haya equidad en la distribución de recursos. En ese sentido manifiesta que son válidas las convenciones de los pueblos indígenas para elegir a las autoridades, “ellos tienen que presentar sus reclamos”, asevera.

Proceso electoral dentro de lo normal
Pese a esas inconformidades, González asegura que el proceso electoral transcurre con normalidad. Relata que los partidos están realizando elecciones internas: el Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, ya las realizó hace 15 días; Yatama va a hacerlas próximamente. El PLC realizará elecciones el 20 de este mes, según González y líderes del PLC.
Por otro lado, González no tiene problemas con que los partidos políticos del Pacífico participen en las elecciones regionales. Argumenta que al igual que un costeño llega a Managua y es bien recibido porque está en territorio nacional, así mismo uno del Pacífico tiene derecho a llegar a la Costa Caribe y participar, “no es intromisión porque el territorio es indivisible, según las Leyes del país”, argumenta.

Nada tienen qué hacer los del Pacífico
Por su parte, Sven Lambert Hooker, nativo de Puerto Cabezas, es enfático en decir que nada tienen que ver los partidos del Pacífico en las elecciones de Consejos Regionales, que se realizarán próximamente el siete de marzo de 2010.
“Yo creo que debe haber sólo partidos regionales para que ellos tomen sus decisiones. Claro que si ellos quieren aliarse con un partido, tienen todo el derecho, pero deberían de ser en ese aspecto, autónomos”, expresa este costeño que es un militar retirado.
Por otra parte, Lambert opina que el grupo separatista es un problema interno de los costeños relacionado con la explotación de los recursos naturales del Caribe.
“Allí (en el Caribe) sacan las cosas, se manda todo para acá al gobierno central y nada regresa para la Costa. Allí es donde tiene que entrar el gobierno regional, exigirle, para eso es que son autónomos. ´Nosotros estamos dando a ustedes, pero también ustedes tienen que darnos algo`”, dice el costeño en alusión a la explotación que se hace de las tierras y los recursos del Caribe, de la cual no les queda ningún beneficio a ellos.
Costeños viven confusión
Sobre el tema de la autonomía, Lambert Hooker opina que los habitantes tienen una confusión sobre los términos autonomía e independencia. En ese sentido explica que “ellos creen que una autonomía es una independencia”.
“Una autonomía es un gobierno que tiene que estar siempre unido con el gobierno central. Es decir, un Estado dentro del Estado”, manifiesta este costeño.
“Es como los Estados Unidos que tienen 52 Estados, pero cada uno tiene sus propias leyes, lo mismo la autonomía tiene sus propias leyes en la Costa, pero hay una ley nacional sobre esa autonomía, eso es a lo que muchos de ellos los tiene confundidos”, agrega.

Se observan los mismos errores de 2008
El ex director general de cedulación, Dionisio Palacios, opina que este grupo separatista tiene parte de razón al reaccionar porque el gobierno central nunca los ha tomado en cuenta, pero por otra parte, el hecho de querer ser independientes del Estado de Nicaragua, se podría revertir en “más atraso y pobreza para la población”.
Palacios, además de tener experiencia en el ámbito del CSE, hoy en día es uno de los actores más críticos de esa institución e incluso dedicado a denunciar un fraude en las elecciones municipales del nueve de noviembre pasado.
Por eso mismo es que considera que si con las elecciones en el Caribe del país se está pretendiendo limpiar la imagen del CSE, no van por buen camino, ya que comenzando con la cedulación, se están volviendo a cometer los mismos evidentes errores de los comicios del nueve de noviembre pasado, dijo ayer al ser consultado vía telefónica.
Palacios proyecta que hay muchos costeños que no irán a votar porque el proceso para obtener una cédula es muy tardado y deficiente.
También cree que lo mismo ocurrirá con la verificación, porque según él, incluso es posible que personas del Pacífico lleguen a votar en el Caribe.
Considera que para que el CSE vuelva a ser digno de confianza habría que hacer una auditoría en todo el sistema electoral y habría que cambiar a los magistrados y modificar la forma de elegirlos.