Política

Control de precios de combustibles va

* Honduras regula los precios desde 1979, bajo el acuerdo 441, y esto fue ratificado por el hoy depuesto presidente Manuel Zelaya Rosales

Los miembros de la Comisión de Infraestructura y Servicios Básicos de la Asamblea Nacional debatirán el próximo jueves 29 mociones a la Ley de Suministro de Hidrocarburos, aprobada en lo general en septiembre de 2008, entre las que resaltan medidas de control de precios de los derivados del petróleo a través de la reforma en lo particular.
Utilizando lo que se conoce como “derecho comparado”, los legisladores tratarán de establecer un mecanismo que regule el precio final al consumidor y para ello retomarán el antecedente hondureño, cuya legislación ya establece un control de precios a los combustibles desde 1979, bajo el Acuerdo Presidencial N0. 441, firmado por el general Policarpo Paz García, Presidente de la Junta Militar que gobernaba Honduras en esa época.
Este acuerdo fue reformado por el hoy depuesto presidente José Manuel Zelaya Rosales, con el decreto ejecutivo PCM-015-2008, mediante el cual incluyó los biocombutibles y la venta a granel. Ambas disposiciones establecen la temperatura máxima a la que se deberá despachar el producto en las gasolineras, considerando la reacción de los combustibles ante la variación de la temperatura.

El “Factor 60”
Los diputados Eliseo Núñez y Freddy Torres Montes, presidente y miembro de la Comisión de Infraestructura, respectivamente, confirmaron la moción, al indicar que se establece como temperatura idónea para el despacho de combustible 60 grados Fahrenheit (15.55 grados centígrados), pues a mayor calor, los derivados del petróleo reaccionan, aumentando de volumen entre un tres y un cinco por ciento, dando la sensación errónea de que se está despachando más cantidad de combustible. Este porcentaje lo pierde directamente el consumidor.
Sin embargo, en el caso de los países tropicales como Nicaragua, una temperatura de 60 grados Fahrenheit (15.55 grados centígrados) no se puede alcanzar. En Honduras se orientó a los dueños de las gasolineras adquirir unos aparatos que regulan la temperatura al momento de despachar el producto, de manera que se garantice que el consumidor recibe la cantidad de producto acorde con lo que paga.

Petronic debe vender más barato
David Castillo, titular del Instituto Nicaragüense de Energía, INE, dijo ayer que es factible que se contemple esa moción en la reforma a la Ley de Hidrocarburo, debido a que si bien es cierto que se trata de un porcentaje que, según él, oscila entre el 1.5 y el dos por ciento, al año suma unos 12 millones de dólares que las petroleras se embolsan por ese “factor 60”, pero para eso, comentó, es necesario establecer mecanismos para obligar a la estaciones de servicios que cumpla con la ley.
Castillo también propuso que ahora que la privada Distribuidora Nicaragüense de Petróleo, DNP, regresó sus activos a la estatal empresa Petróleos de Nicaragua S.A., Petronic, se puede obligar a que “los márgenes de la operación Petronic Estado deben limitarse a recuperar costos de inversión y reposición de equipos, y reducir su márgenes para que presionen en una reducción de combustibles”.
“Tipo Enabás, cuando el precio se está disparando, el Estado a través de su empresa mete producto con dos o tres córdobas menos, y obliga a los demás ajustarse a ese precio”, planteó Castillo.

El acuerdo hondureño
En cuanto al tema del factor 60, en vista de que no todas las gasolineras podrían tener acceso a esta tecnología de control de la temperatura, Honduras encontró el mecanismo para proteger al consumidor. Desde el punto uno, hasta el punto cuatro, el acuerdo 441 de 1979 señala la manera en que se deberá corregir la diferencia por variación de temperatura.
En el acuerdo se señala que “se establece la corrección en el volumen de los combustibles por diferencia de temperatura. La medida por galón de la gasolina, kerosin, turbo fuel, aceite diesel y bunker C, deberá se equivalente a la capacidad 3.785 litros a la temperatura normal de 15.5 grados centígrados (60 F)”.
“Se debe utilizar las tablas del Instituto Americano del Petróleo con el objeto de hacer la corrección en el volumen por diferencia de temperatura con el objeto de hacer la corrección en el volumen por diferencia de temperatura”, se señala en el punto dos.
En el tercer punto se establece que “al recibir el producto se hará constar en su factura la cantidad bruta entregada, la temperatura a la cual se efectúan la entrega, el factor de corrección en volumen por diferencia de temperatura y la cantidad neta entregada”.
“La temperatura a la cual se efectúa la entrega de combustible será la temperatura promedio alcanzada ese día en el lugar de entrega, según los registros de temperatura oficial del servicio meteorológico nacional. Si para el lugar de entrega no hubiera registro oficial de temperatura, se tomará como tal el de la respectiva cabecera departamental”, se lee en el punto cuatro de la disposición legal hondureña.