Política

Un año de inverosímiles

Su suele decir que la Asamblea Nacional es el foro político por excelencia, sin embargo, en la sede de tan importante Poder del Estado, no sólo se aprueban las leyes trascendentales para el país, sino también se encuentran la situaciones más inverosímiles y los comentarios menos esperados

Ary Pantoja

Nadie podría imaginarse que en medio de la discusión de la Ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria, a un diputado se le ocurriera decir que el consumo de productos transgénicos hace que las personas se vuelvan homosexuales. Pues ese fue el comentario de uno de los legisladores perteneciente a la bancada de la Alianza Liberal Nicaragüense - Partido Conservador, ALN-PC.
A manera de chiste, un conocido diputado de la bancada sandinista respondió que la homosexualidad existe desde tiempos inmemoriales, y “que yo sepa, los productos transgénicos (productos manipulados genéticamente para un mejor rendimiento), tienen una existencia reciente”.
Otro de los legisladores señaló que el producto Korn Flakes --las famosas hojuelas de maíz que se comen agregando leche y azúcar si se desea-- son un producto transgénico, y que probablemente eso provocó el comentario de su colega de la ALN-PC.

Corn Island
En cierta ocasión, otro diputado de ALN-PC, señaló que Corn Island --nuestra paradisíaca isla caribeña--, debía su nombre a que en ella los piratas ingleses encontraron todas las variedades de maíz que existen en el mundo. A decir verdad, no hay una certeza sobre el origen del nombre.
Aparte de los comentarios inverosímiles, existen diputados que hablan poco o no hablan del todo. La mayoría de las veces quienes hablan en el plenario parecen no decir nada interesante, pues no son escuchados por los demás legisladores que se dedican a hacer otras cosas, como navegar en internet o a su deporte favorito, como es hablar a través de sus teléfonos celulares, lo que muchas veces hacen a dúo o en coro.
Otros, simplemente, deciden no hablarse, aunque estén muy juntitos. Como en una ocasión les ocurrió al presidente y al primer secretario del Parlamento, René Núñez y Wilfredo Navarro, respectivamente.
Algunos se hacen los serios para que se crea que son diputados de verdad. Otros prefieren no hablar del todo porque piensan que “calladitos se ven más bonitos”, aunque hayan hablado más de la cuenta al punto de perder la diputación.
La violación de la veda indefinida al consumo de huevos de tortuga por parte de los diputados el pasado cuatro de diciembre, les ganó el mote de “diputados chupa huevos”, aunque hay que aclarar que más de alguno se justificó, argumentando que estuvo en la mesa, pero no degustó el delicioso platillo por ser vegetariano, como el caso de la segunda secretaria del Parlamento, Alba Palacios.

El Racumín y los CPC
La diputada Xóchitl Ocampo Rocha debutó este año con su forma muy peculiar de intervenir, con el rótulo de Racumín --veneno para ratas-- para aludir a los CPC. Sus discursos se vuelven retóricos, reiterantes y muchas veces incomprensibles; no obstante, siempre que habla, se gana la rechifla de sus colegas del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y de la ALN.