Política

Mea culpa de “come huevos”


A Evertz Cárcamo sólo le faltó vestir con una camisa que trajera consigo esta leyenda: “No chuparé más huevos”. Mientras se realizaba la sesión parlamentaria ayer, Cárcamo y su colega liberal, Carlos García, se tomaron la tarea de repartir gorras que incentivan a no comer huevos de tortuga.
“Que ya no chupemos huevos, que demos el ejemplo”, dijo Cárcamo casi a carcajadas cuando fue consultado por los periodistas. Previendo que alguien le corrigiera aclaró: “Es que los huevos no se comen, le decía a la Jamileth (Bonilla), y ella concuerda en que se chupan”.
En la sesión especial realizada en León por los 150 años del grito de La Purísima, los diputados degustaron de huevos de paslama, olvidando que están en veda.

La multa
Entre risas maliciosas, los legisladores, “todos los chupadores de huevos”, como dice Cárcamo, recibieron sus gorras, y sólo algunos se las pusieron. El promotor de la idea fue García, quien inicialmente andaba sudando el calor del medio día, vestido con saco y corbata y repartiendo las gorras negras y blancas que andaba en una gran bolsa.
Cárcamo aseguró también que pagará la multa por haber transgredido la disposición ministerial sin que se la cobren. “Daré el ejemplo”, dijo orgulloso el legislador. Según él, la multa equivale a pagar diez rótulos con un mensaje que sensibilice a la población para que no coma huevos de tortuga.

Por mi culpa, por mi culpa
El diputado Agustín Jarquín se adelantó a sus colegas. Ayer mismo estaba donde el procurador general Hernán Estrada, y en un acta de compromiso dejó su “por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa”.
Jarquín se comprometió a dar cinco rótulos con mensajes alusivos a la “observación de la veda protectora de las tortugas marinas, donde indique la autoridad ambiental Marena”.
La Procuraduría “reconoció el gesto del diputado Jarquín Anaya, como un acto de responsabilidad hacia la sociedad y el Estado”.