Política

Reformas de Chávez no garantizan transparencia

* Directora ejecutiva de Transparencia dice que existe una atmósfera de tensión previa al referendo * Recuerda a Bolívar cuando decía: “Un hombre después de tanto gobernar se acostumbra a mandar, y el pueblo a obedecer”

Sergio Aguirre

La directora ejecutiva de Transparencia de Venezuela, Mercedes de Freitas, declaró ayer a EL NUEVO DIARIO que el ambiente entre la población de su país por el referéndum a efectuarse este domingo es bastante tenso, pero que existe en toda la sociedad la total decisión de participar, independientemente de la opción por la que vaya a votar y en donde un sufragio puede ser la diferencia.
Freitas apuntó que una de las cosas en la que hacen énfasis los venezolanos cuando se discute sobre las reformas, es por qué esta propuesta trae consigo una debilidad muy importante para la lucha contra la corrupción, y uno de los factores básicos que requiere cualquier Estado o sistema de integridad en un país es la separación de Poderes.
“Se trata de contar con instituciones fuertes que sean capaces de imponerse y exigir controles a los otros poderes, también se trata de tener una Contraloría independiente, autónoma, al igual que un Poder Judicial que sea capaz de juzgar a quien sea, por muy alto o pesado que se le considere”, señaló.

Concentración del poder
En tal sentido, indicó que la verdad es que la propuesta de reformas constitucionales concentra mucho el poder en manos de la Presidencia de la República, algo que a una gran parte de los venezolanos le parece demasiado grande, y por eso piden que lo público llegue a lo público y que los bolívares lleguen a la gente.
En torno a cómo se encuentra la balanza entre el sí y el no, expresó que según las últimas encuestas las cosas están bastante parejas, habrá que esperar hasta el domingo, aunque hizo notar que una gran parte de la población no confía en el órgano electoral, pero a su criterio, se decidirán por hacer uso de ese sistema democrático.
“El ambiente que se vive es de mucha tensión, la gente definitivamente no se quiere quedar en sus casas, sino que quiere salir, quiere actuar, y esto ocurre en ambos lados, de los que están en contra y los que están a favor de las reformas. Quiero aclarar que no se trata de si me gusta el presidente Chávez o no me gusta, porque alguien puede estar con el mandatario, pero no le parecen las reformas, y viceversa”, sostuvo.

El sí confirmaría lo que hace hoy Chávez
Por otro lado, mostró preocupación por la posibilidad de que promueva la violencia entre los venezolanos, ya que en ese país no hay experiencia de ese tipo, pero tanta división y tanto considerar al otro como el enemigo --en ambos lados-- es una zozobra que la inquieta más que si se aprueban o no las reformas.
Sobre qué pasaría en un posible triunfo del sí, manifestó que no tiene una idea clara, primero, porque muchas cosas de las que aparecen en la reformas el presidente Chávez eventualmente las viene haciendo, es decir, el mandatario tiene un manejo discreto de los fondos públicos, la utilización de los fondos de reservas y las órdenes al Banco Central son una cosa pública por todos conocida.

La advertencia de Bolívar
Otro problema que observa es la reelección indefinida o continua, a como la llaman los seguidores del presidente Chávez, que cercena el democrático ejercicio de relevar personas en el poder, “porque como decía Simón Bolívar: ‘Un hombre, después de tanto gobernar se acostumbra a mandar, y el pueblo a obedecer’”.
También criticó la reestructuración ilimitada del poder, es decir, la creación de una y otra y otra institución por encima de las ya existentes, no sólo en Venezuela, sino en todas partes del mundo, en donde funcionan perfectamente; “se debería profundizar la descentralización, que es la tendencia donde van caminando con éxito todos los países hacia el desarrollo”.
En caso de triunfar el no, Freitas indicó que la oposición espera mayor dureza por parte del gobierno, añadió que ellos esperan un proceso de más radicalización de parte de lo que partidarios del presidente Chávez llaman Revolución Bolivariana, pero hasta ahora una gran cantidad de venezolanos preguntan cuál revolución si el mismo mandatario ya lleva nueve años y no se observa mejor calidad de vida y la pobreza sigue allí.