Política

Cinco organismos llaman a oponerse a los CPC

* Tünnerman enrostra contradicciones de Ortega * Firman el llamado, Incide, Movimiento por Nicaragua, Comisión Permanente de Derechos Humanos, maestros independientes y central de trabajadores

Sergio Aguirre

Diversos organismos de la sociedad civil se pronunciaron contra la imposición de los Consejos de Poder Ciudadano, CPC, ligados al Ejecutivo, e hicieron un llamado a todos los sectores de la población a no permitirlo y a realizar acciones como plantones, marchas, e interponer recursos por inconstitucionalidad y de amparo.
En ese sentido afirman que “no permitirán el retorno a formas dictatoriales bajo ningún disfraz, ya que el pueblo nicaragüense ha demostrado que ama la libertad y ese afán libertario es el que ha hecho posible que el país se haya sacudido de dos dictaduras”.
Exigen a los representantes en la Asamblea Nacional la inmediata publicación de la Ley 630 que declara, por mayoría de votos, 52, que los CPC no deben tener vínculos con el Ejecutivo.
Los organismos llamaron a la comunidad internacional a estar pendiente de la situación que atraviesa el país, ya que “la irracionalidad y soberbia del Ejecutivo pueden conducir a un nuevo enfrentamiento entre hermanos nicaragüenses con consecuencias catastróficas para esta sufrida nación”.
Estos organismos de la sociedad civil reiteraron su vocación cívica y pacífica para la solución de los problemas nacionales, por tanto, demandaron al presidente de la República, Daniel Ortega, que desista de “sus pretensiones totalitarias y se dedique a gobernar para todas y todos los nicaragüenses en un ambiente de paz y armonía”.
Las organizaciones firmantes de este pronunciamiento son la Iniciativa Ciudadana por la Democracia (Incide); la Confederación Nacional de Maestros de Nicaragua (CNMN); Central de Trabajadores de Nicaragua (CTN); Movimiento por Nicaragua y la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Tünnerman encara a Ortega
A su vez, el jurista Carlos Tünnerman hizo notar que ante el irrespeto y total desprecio del presidente Daniel Ortega a la decisión de la mayoría de diputados de la Asamblea Nacional de rechazar los CPC, y realizar todo tipo de subterfugios para que esa ley de rechazo al veto presidencial no se publique, a dónde quedan todas las prédicas que el propio mandatario hizo en defensa de la instauración de un sistema parlamentario en Nicaragua.
“El presidente Ortega estuvo en la Asamblea Nacional el pasado 30 de octubre y allí dijo que estaba subordinado al pueblo y por lo tanto, al Parlamento, porque ese Poder del Estado está conformado por representantes del pueblo, y agregó que no podía estar por encima de este Parlamento”, recordó Tünnerman.
Añadió que 26 días después estaba desdiciéndose de todo eso y autoritariamente afirma que procederá a instalar los CPC aunque se lo haya prohibido la Asamblea Nacional, y más aún, que si ese Poder del Estado paralizaba sus funciones por considerarse invadida en sus atribuciones, estaría dispuesto a gobernar mediante decretos.

Pacto está vivo
Por su parte, el jurista Gabriel Álvarez expresó que a su criterio, con la instauración de los CPC lo que se refleja de la manera más viva y “descarnada” que el acuerdo político, “pacto”, entre el presidente Ortega y Arnoldo Alemán está más diligente que nunca, cada uno está jugando un rol determinado, utilizando para ello a sus funcionarios en los otros poderes de Estado.
“Lo que hace falta es una verdadera oposición, una oposición real, puesto que mientras por un lado los diputados del PLC votan contra los CPC, por el otro, los parlamentarios de ese partido que forman parte de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional se codean con los del FSLN a fin de que no haya quórum y así no publicar la ley que rechaza los CPC, para que la decisión final quede en manos de un sistema judicial dominado por los caudillos”, apuntó.