Política

Mujeres migrantes impulsan economías de América Latina

* Estudio del Banco Mundial resalta valor de las mujeres migrantes

Eduardo Marenco

Las mujeres migrantes constituyen el corazón de la nueva economía familiar en América Latina y el mundo, ilustra un nuevo estudio del Banco Mundial presentado ayer en Washington.
“El hecho de que las mujeres ahora representan casi la mitad del total de la población migrante tiene efectos significativos en el desarrollo”, dijo Andrew Morrison, economista principal del Grupo de Género del Banco Mundial. “Las mujeres envían mucho dinero a sus familias, y la evidencia recogida en zonas rurales de México demuestra que su migración tiene efectos económicos positivos para los hogares que dejan atrás”, añadió.

Crecimiento
Entre 1960 y 2005 el porcentaje de mujeres entre los migrantes internacionales se incrementó en casi tres puntos porcentuales, del 46,7 al 49,6 por ciento, hasta llegar a un número total cercano a los 95 millones, según el nuevo volumen del Banco Mundial “La migración internacional de las mujeres” (The International Migration of Women, en su título original en inglés), producido por los economistas Andrew R. Morrison, Maurice Schiff y Mirja Sjöblom.
“La proporción de mujeres que migran en busca de empleo, antes que por motivos familiares, se ha incrementado con el tiempo, aunque los resultados que ellas alcanzan en los mercados laborales de los países de acogida varían considerablemente conforme a su país de origen”, afirma Maurice Schiff, economista principal del Grupo de Investigaciones sobre el Desarrollo, del Banco Mundial.

Diferencias
De las migrantes que trabajan en los Estados Unidos, las que provienen del Caribe, Asia Oriental, Europa y África, al sur del Sahara, tienen mayor participación en la fuerza laboral que las originarias de Asia meridional, Oriente Medio y Norte de África, indica el Banco Mundial.
Entre las migrantes educadas en sus países de origen, las de Irlanda, Australia y el Reino Unido son las que ganan más dinero. Cuando se compara la situación de las mujeres procedentes de países en desarrollo, se observa que las de Sudáfrica, Jamaica e India reciben los sueldos más altos, mientras que las provenientes de Colombia, República Dominicana y Cuba son las que menos ganan, lo que pone de relieve la importancia del dominio de idiomas para el desempeño en el mercado laboral. El estudio también demuestra que las migrantes educadas en los Estados Unidos ganan más que aquéllas que estudiaron en su país natal.

Las recomendaciones:
Para incrementar las repercusiones positivas de la migración de la mujer en el desarrollo, en el estudio se recomienda:
* Idear mecanismos destinados a aumentar la capacidad de la mujer para influir en la asignación de los gastos familiares. Este tema es de especial importancia para las migrantes que envían remesas, quienes probablemente quieran gastar más en la educación de los niños.
* Ampliar las oportunidades de migración temporal para las mujeres.
* Asignar volúmenes importantes de recursos a la recopilación y el análisis de nuevas estadísticas sobre migración desglosadas por sexo, que suministrarán información importante para el diseño de políticas migratorias para la próxima generación.