Política

Nicho: CPC innecesarios

* Como alcalde de Managua, su mayor logro es estar todavía con vida, expresa * “Eso de los CPC no le gustó a Daniel o a la Rosario, pero yo oigo a la gente, hablo con el taxista, con la mercadera”, dice el edil * Se confiesa una especie de partero del Pacto y de la aventura del petróleo con Venezuela, aunque ahora lo hayan apartado

Eduardo Marenco

TERCERA ENTREGA
“El principal logro es que estoy vivo todavía”, dice medio en broma y medio en serio el alcalde de Managua, Dionisio Marenco. “Esto es el clavo más grande del mundo, si se tapa un hoyo aparecen cuatro”, dice al referirse a sus funciones de Alcalde de Managua.
En esta tercera entrega de la entrevista con END, Marenco advierte de la principal debilidad estratégica que padece el gobierno del presidente Daniel Ortega: una mayoría legislativa que le adversa. Cuenta la historia secreta del pacto con Arnoldo Alemán y describe por qué ve innecesarios los CPC.
Marenco ingresó al FSLN por la vía del movimiento estudiantil universitario, conspiró de forma meticulosa para el Asalto al Palacio Nacional, hizo parte de la tendencia insurreccional, y después fue un funcionario económico de la revolución sandinista. En los noventa se convirtió en uno de los principales asesores de Daniel Ortega.
El tema de los CPC ha creado un fuerte impasse en el Legislativo y se ven signos de polarización en el país. ¿Cómo lo ve usted?
Yo lo veo innecesario. Lo dije hace tiempo. Me parece que es una crítica que debe haber molestado a Daniel o a la Rosario, pero a mí me pareció prudente que alguien lo diga, porque lo piensa mucha gente. El problema es que mi trabajo es la calle: yo tengo que hablar con los taxistas, los buseros, la mercadera, los recolectores de basura y gente que te dice lo que está pasando. Los hoyos en la calle, los clavos de todos los días, son mis clavos. Entonces, cada vez que van a inaugurar una callecita, un puente, una cuneta, ahí te encontrás con los CPC, están, existen. No es que los vas a desaparecer por decreto.
Tienen su papelería, me mandan cartas, tienen su gabinete de no sé qué cosa, cada barrio tiene un pequeño Estado, pero son los mismos sandinistas, entonces, ¿por qué los quieren llamar así? ¿Eso va a añadirle gente al Frente? Ojalá. Pero, por lo demás, es un pleito innecesario. Yo no veo para qué polarizar.
El Parlamento manda
Lo que se ve en la Asamblea es que ya hay una mayoría legislativa que no está apoyando al gobierno, y hay un riesgo de que se pueda trabar el presupuesto. ¿Cómo lo ve?
Esa mayoría está desde el primer día, no fue ayer que apareció. El Frente tuvo su 38 por ciento y 38 diputados. Por qué el resto de la oposición no se había reunido es la pregunta de los 50,000 pesos. Y si lo ves numéricamente, esa mayoría podría hacer lo que le dé la gana. Es un régimen que ya es parlamentario. Este país es parlamentario, desde el momento en que el presupuesto lo aprueba el Parlamento, que es la ley que rige toda la actividad del país. La Asamblea puede decidir que todo el presupuesto sea destinado a la Costa Atlántica. ¿Quién es el que manda, entonces? El Parlamento.
Si encima de eso dejás pasar esa Ley Marco que está ahí detenida, en donde dice que tenés que nombrar los ministros, a los funcionarios y a los embajadores, ya prácticamente el presidente está subordinado al Parlamento. No sé si las reformas constitucionales las van a dejar en vigencia o las van a derogar en enero, o si esta crisis va a generar una parálisis del Parlamento o puede generar una destitución del presidente del parlamento, porque ideay, la mayoría puede decidir lo que quiera.
Pueden decir: “Bueno, señor René Núñez, ¿usted no quiere publicar la ley? Lo cambiamos como presidente y ponemos a otro”. Igualito como pasó cuando estaba el doctor Arnoldo Alemán, que lo destituyeron para poder hacer los cambios que quisieron hacer.
¿El Ejecutivo está jugando con fuego, prácticamente?
Yo no sé si están jugando o si es un juego, pero que el Parlamento está en manos de la oposición, no me cabe menor duda.
¿Hay que sentarse a negociar con la oposición?
Si ya lo hicieron, no sé por qué rompieron las pláticas, no sé por qué no se pusieron de acuerdo, yo no sé realmente cuál será la ventaja de los CPC. Yo nunca he visto una explicación clara.
Lo que no se entiende, alcalde, es ¿por qué en lugar de atender los problemas de energía, reconstrucción de carreteras, de invertir en salud y educación, el Ejecutivo entró a la dinámica de promover la reelección y a los CPC suplantando esa agenda pública?
Yo creo que es parte de esa cultura política nicaragüense. En Nicaragua somos arrechos a discutir de política, nos encanta. Aquí decís que la reelección va, te estoy hablando desde que era chavalo. Desde que éramos estudiantes universitarios llamábamos a discutir la unidad contra Somoza. Nadie discutía nada de economía, era la política. Ahora, en el Parlamento, yo veo que el énfasis está con una virulencia tal, lo del CPC, que la Ley Marco…, pero nadie que hable de una Ley de Estímulo a la Generación Eléctrica, que se le va a dar un millón de dólares al que produzca 200 megas. O que se decreta libre de impuestos por diez años al que instale una planta hidroeléctrica en el río Tuma. O una Ley que diga que al ingenio que produzca un mega más a partir del bagazo, se le otorgará diez por ciento de descuento sobre el Impuesto de la Renta.
Ahorita estamos trabajando nosotros un proyecto para quemar basura y hacer energía eléctrica, por fortuna tenemos allí un apoyo del gobierno español, que se está trabajando ahorita con una visita de la vicepresidenta de España que se reunió con Daniel. Ese proyecto debería ser mimado por el Parlamento, deberían estarme llamando para ver qué necesitamos.
El pacto con Arnoldo Alemán
¿Por qué negociar el pacto?
¿Con Alemán? Por una sencilla razón: vos estás en la oposición, no tenés medios de comunicación, no tenés riales, estás completamente en minoría. Cuando vos estás así, sólo te queda pasar a la lucha armada si te oprimen o buscar cómo negociar cuotas de poder dentro del ámbito que te da el esquema político criollo. El gobernante era Alemán, el partido fuerte era el de Alemán, y con él es que había que negociar. Y así comenzamos.
El que comenzó fue Humberto Ortega con Jaime Morales, después quedamos Humberto, Jaime Morales y Alfredo Fernández, que era amigo mío, y por esa razón básicamente entré yo, y ya cuando se prepara todo eso, pasamos a una segunda fase que es ya Arnoldo Alemán, Jaime Morales, Daniel Ortega y yo, que tenemos unas 28 ó 30 reuniones secretas, privadas, y cuando ya todo está terminado se pasa al Parlamento, que es cuando se hace público, se forman las comisiones, porque todo en realidad fue una discusión parlamentaria, lo que se hizo fueron unas reuniones previas entre 1999 y 2000.
El regalo de Alemán
¿Cómo se consiguió el 35 por ciento a favor del FSLN en las negociaciones con Arnoldo Alemán?
El 35 por ciento es tal vez el punto de mayor ventaja en las negociaciones para el Frente. Los resultados electorales lo demuestran. El Frente históricamente anduvo rondando el cuarenta por ciento, y se nos hacía muy claro que era muy difícil superarlo. De por sí, el 35 por ciento no es malo, porque es ventaja para cualquiera. No es culpa del Frente que Montealegre no haya sacado el 35 por ciento. Lo puede sacar cualquiera. Matemáticamente es una ventaja para cualquier fuerza.
¿Cuál fue la mejor ventaja que obtuvo Arnoldo Alemán?
Ser diputado. Lo que pasa es que después la perdió.

“Yo traje las plantas Hugo Chávez”
Usted fue uno de los principales impulsores de Albanic, de los acuerdos de petróleo con Venezuela, y después fue separado de esa función. ¿Eso le causó molestia a usted?
Yo me siento muy orgulloso de haber hecho esa operación cuando todavía no éramos gobierno o no se sabía si Daniel Ortega iba a ganar, porque la verdad es que nadie, los números, no estaban claros para esas fechas; pienso que esa operación fue un gran trabajo, donde el embajador Miguel Gómez jugó un gran papel, pienso yo que hay que agradecerle al presidente Chávez el haber conseguido ese convenio con Petrocaribe para una organización no estatal como éramos nosotros.
Pienso yo que eso le dio cierto ánimo a la población nicaragüense de ver ese hecho tangible, en la venida del petróleo. Y yo entendí, cuando Daniel ya era Presidente, que era lógico que el Estado se hiciera cargo, porque en toda la negociación con Pdvsa lo que buscábamos era un by pass para poderlo hacer sin violar su ley. Me pareció normal, e incluso me habían dicho que me iban a dejar en el directorio de la empresa que iba a manejar eso. Después no me han llamado ni tenido en cuenta, debo entender que es un asunto de Estado, y les deseo éxito, porque si ese protocolo no funciona, en este país realmente estaríamos con apagones de doce o catorce horas al día, no podrían andar los buses a C.50, y si el petróleo sigue a como está y llega arriba de los cien dólares, Nicaragua estaría al borde de un colapso económico.
En la ciudadanía y los partidos políticos de oposición hay mucho molestar por el tema de la transparencia en la administración de esos fondos petroleros. ¿Cómo lo ve usted?
Yo creo que los partidos de oposición ahí se equivocan en querer estar comiéndose el venado antes de matarlo. A mí me da risa: Venezuela no te exige nada, te está regalando prácticamente y vos le estás poniendo un montón de trabas. Eso sería una locura. Las plantas eléctricas Hugo Chávez quien las metió al país fui yo, cuando todavía funcionaba Albanic. Si vos preguntás en Aduanas a nombre de quién estaban las pólizas de importación, estaban a nombre de Albanic. Las metimos el 24 de diciembre del año pasado, siendo presidente electo Daniel y gobernando Bolaños. Si el dueño, que son venezolanos, te las pone allí, usalas y después averiguás.
Cuando aparece el tesorero del Frente Sandinista como Vicepresidente de Albanisa, uno se pregunta: ¿Esto va a ser una caja chica para el FSLN?
Evidentemente, si se trata de conseguir recursos económicos para el Frente Sandinista, no necesitás poner al tesorero del Frente como vicepresidente de Albanisa, podría ser cualquiera. Si vos ves la magnitud de la factura petrolera de Venezuela, el presidente Chávez no tendría por qué hacer tanta maroma. Yo de los diputados, pediría que me expliquen bien cómo es la cosa, si hay deuda estatal o no, y si la hay que la expliquen en la Asamblea.
¿Tuvo comunicación con Arnoldo Alemán para resolver la crisis de la Alcaldía, ya que contó con el apoyo de los concejales del PLC?
Yo hablé con Alemán en esta misma mesa, vino a visitarme con el diputado Wilfredo Navarro y el profesor Mayorga, jefe de bancada, y el historiador Roberto Sánchez, porque hay un monumento que estamos haciendo al presidente José Santos Zelaya. Esa fue la última vez que lo vi.
Conversamos brevemente y yo converso con él por teléfono, hicimos amistad cuando se negociaron los primeros pactos. Tengo comunicación con la bancada del PLC, porque es mi trabajo, y ellos votaron conmigo para elegir al vicealcalde, si no sería imposible. Es como la semana pasada, si hubiera votado por el concejal liberal, ahí si me hubieran acusado de súper traidor.

La última fase en la alcaldía
* Durante su administración, Dionisio Marenco espera concluir más de cuatrocientos proyectos, obras menores como reparación de calles y de cunetas, la micropresa de Los Gauchos y el paso a desnivel de Carretera a Masaya.
* Le gustaría hacer el paso a desnivel de la rotonda de Metrocentro pero le preocupa que ya miembros de su partido dicen que es una obra para los ricos y que no la apoyarán en el Concejo. “Me puse a sacar la cuenta un día, cuántos pobres pasan por allí, y resulta que pasan diez rutas de buses con unos 250,000 pobres al día, tal vez los compañeros del Frente no andan en bus y tienen un estatus superior. Decir que es una obra de ricos es algo inmoral”.
* También espera que se renueve por completo la flota de buses del transporte colectivo en Managua, gracias a un financiamiento obtenido por el gobierno central, así como seguir limpiando el drenaje de la ciudad, porque de lo contrario Managua va a desaparecer, las lluvias se la van a tragar.
* Marenco ha apoyado la alfabetización en Managua, la titulación de barrios pobres y proyectos de reciclaje de basura.