Política

“Lo del TAM es brutalidad jurídica”

* “Es difícil analizar un comportamiento de esa naturaleza porque está fuera de todo criterio jurídico”

Edgard Barberena

Como “una brutalidad jurídica” calificó ayer el doctor Alberto Saborío la decisión de la Sala II del TAM de mandar a suspender el acto de la decisión soberana de 52 diputados que rechazaron el veto parcial del presidente Daniel Ortega en su afán de “legalizar” los CPC.
Para el jurista, esos instrumentos partidarios (los Consejos del Poder Ciudadano) “son para instaurar la extinta Dirección General de la Seguridad del Estado (DGSE), que Ortega tuvo en su primera administración durante la década de los 80, y por eso están confrontando directamente al Parlamento”.
Dijo que el tribunal violó la Constitución Política porque el TAM no tiene atribuciones para mandar a parar un acto soberano de los legisladores. No se estaba ventilando en el plenario de la Asamblea Nacional un acto administrativo, sino una ley.
Los antecedentes
El ex presidente de la Asamblea Nacional, doctor Cairo Manuel López, le recordó a los magistrados del TAM que en 1995 se aprobó la Ley No. 205, que reformó el artículo 51 de la Ley de Amparo. Esta reforma en su numeral dos dice expresamente: “No cabe el recurso de amparo en contra del procedimiento de formación de la ley y su promulgación”.
La CSJ en una sentencia de 2001 consideró que precisamente la función de legislar es la atribución que tiene la Asamblea Nacional y que no podía a través de un amparo paralizarse el procedimiento de formación de la ley. Luego en otra sentencia de 2004, los jueces interpusieron un amparo --cuando se iba a aprobar la Ley de Carrera Judicial-- curiosamente la Corte Suprema de Justicia varió el criterio de 2001.
Peligro
Sobre los CPC, López dijo que éstos responden a un proyecto familiar y dentro de la confrontación entre Ortega y el Legislativo donde diputados liberales advirtieron de una destitución de René Núñez, el ex titular del Parlamento no descartó que el gobierno repita lo que hizo Violeta Chamorro, militarizar la Asamblea Nacional, cuando ese poder lo presidió Alfredo César.