Política

Escenarios difíciles en Presupuesto 2008

* Francisco Aguirre vaticina reducción en inversión pública, mientras que Wálmaro Gutiérrez prevé “restricciones” en gastos corrientes del Estado

Ary Pantoja

2008 será un año financieramente muy difícil para Nicaragua, y desde ya los diputados ante la Asamblea Nacional han localizado dos posibles “cuellos de botella” en el Presupuesto General de la República que regirá el próximo año, causados, principalmente, por la crisis económica provocada por el alza incontenible en el precio internacional del petróleo.
El presidente de la Comisión Económica del Parlamento, Francisco Aguirre Sacasa, vaticina una reducción sustancial en la inversión pública, mientras que el vicepresidente de la comisión, Wálmaro Gutiérrez, prevé “mayores restricciones” en el gasto corriente del Estado a través de la reducción en ciertos rubros que, por supuesto, no incluye el de salarios.
Aguirre insistió en que la mayor debilidad del Presupuesto de 2008 es que está basado en un precio promedio de 76 dólares por barril de petróleo, sin embargo, el último reporte indica que el crudo alcanzó la cifra récord de 99 dólares por barril.
“Esto indica que el Presupuesto (2008) sigue siendo viable, pero ya está un poco desfasado y habrá que hacer algunos ajustes. Pero todo esto tenemos que verlo durante las consultas”, señaló Aguirre.
Escenarios peligrosos
El temor de Aguirre es que, producto del incremento del precio del petróleo, la economía nicaragüense entre a una etapa de recesión y, en el peor escenario, en una depresión. A juicio del legislador, el gobierno del presidente Daniel Ortega debería buscar soluciones a mediano y largo plazo al problema de la crisis energética para disminuir el impacto en la economía nacional y con ello, en el Presupuesto de 2008.
Reducirá inversión pública
El resultado inmediato sobre el Presupuesto, según Aguirre, será la reducción de la inversión pública, por mucho ahorro que el gobierno proponga. Carreteras, nuevas escuelas, centros de salud, mejora de la infraestructura social, podrían verse perjudicados presupuestariamente.
No obstante, el vicepresidente de la Comisión Económica, Wálmaro Gutiérrez, considera que para evitar un “cuello de botella”, el Estado debería incrementar el ahorro disminuyendo el gasto corriente, afectando rubros como la cuota de combustible y lubricantes, compra de nuevos vehículos, alquiler de locales, entre otros.
Gutiérrez optimista
Gutiérrez no cree que el gobierno esté interesado en disminuir las partidas presupuestarias destinadas a la inversión social o, incluso, eliminar los incrementos salariales a los trabajadores de la Salud y la Educación. Aseguró que honrarán esos compromisos salariales en el Presupuesto.
“Este Presupuesto está basado en un precio de 74 ó 75 dólares el barril de petróleo, y actualmente está llegando a casi 100 dólares, y esto nos va a imponer una enorme reducción en el gasto corriente; porque lo cómodo sería: reduzco gasto social e incremento el gasto corriente, pero privilegiar el gasto corriente sobre el gasto social es una salvajada”, expresó.