Política

La hora del periodismo libre

* Los periodistas deben contribuir a la salud política del país * Se debe reivindicar el papel del Estado moderno

Sergio Aguirre

Los periodistas no deben convertirse en instrumentos mediáticos de la clase política, al contrario, deben contribuir al debate para dejar en evidencia las intenciones, antecedentes y consecuencias de proyectos como las reformas constitucionales, recomendaron ayer los juristas Danilo Aguirre Solís y Alberto Saborío durante un foro-debate auspiciado por la Fundación Konrad Adenauer y la Iniciativa Ciudadana por la Democracia (Incide).
El abogado y director de EL NUEVO DIARIO, Danilo Aguirre Solís, manifestó que ante la propuesta ya cíclica de reformas constitucionales que conlleven a la reelección presidencial y otras secuelas que empeorarían aún más la situación del país, los medios de comunicación deben de ocuparse de este debate.
Expresó que para nadie es un secreto que cuando se le propone a los nicaragüenses cambios fundamentales en el sistema constitucional es para favorecer determinadas tendencias de los dirigentes de los partidos políticos que en estos momentos están dominando en el país.
“A nadie se le debe escapar que la propuesta es una forma de ‘baypasear’ la no reelección, una forma de perpetuar en el poder a determinados dirigentes de los partidos mayoritarios y queriendo engañar a la población con lo que bautizarían como un ‘parlamentirismo’, ya que es una mentira disfrazada de opción política”, destacó.

El papel de los periodistas
Los periodistas --añadió Aguirre Solís--, así como atienden la salud de la población, por ejemplo en la campaña contra leptospirosis, contra el dengue, o contra los que clonan tarjetas de crédito, los que hacen secuestros express, también están en la obligación de cuidar la salud política del país.
“Los periodistas deben estar claros de lo que se está proponiendo, y lo que se está planteando es al igual que en otras ocasiones, siendo la más terrible la del pacto de 1970, misma que condujo a ‘baypasear’ la reelección de Anastasio Somoza Debayle y que a los nicaragüenses nos costó un torrente de sangre terminar con esa dictadura”, enfatizó.

La prensa libre
El director de EL NUEVO DIARIO apuntó que cada vez que ocurren estas cosas nuevamente enfrentan a la prensa libre con el poder, la historia del periodismo nacional parece no acabar, ya que mientras se está luchando para que se abran espacios para poder ejercer un periodismo investigativo, recreativo para la población, profundizándoles sobre sus problemas cotidianos, hay que estar enfrentando al poder que no tolera la prensa libre.
“Detrás de estas reformas está la certeza que se esconde la forma en cómo limitar la libertad de expresión, a través de múltiples recursos, apretándolos con los impuestos, eliminándolos de las fuentes de información, descalificando públicamente, entre otros métodos, aquí la represión contra la prensa libre va desde amonestaciones hasta crímenes, y el periodismo tiene mártires en ese sentido”, subrayó.

Los partidos y la política
Por su parte, el especialista en derecho constitucional, Alberto Saborío, señaló que en el Estado en evolución, como en el de Nicaragua no hay izquierda ni hay derecha, el problema es que todos los partidos tienen una concepción primitiva de la política, es decir, todos ven al Estado como un botín, una propiedad de los gobernantes.
En cambio, señaló que el Estado moderno es lo contrario, surge del conocimiento, hace uso de la crítica, pertenece a la sociedad; los gobernantes son empleados de los ciudadanos y no como en la concepción antigua en el que el gobernante es el dueño del Estado y los mira como un patrimonio.
“De allí es que se explica el pacto entre el doctor Arnoldo Alemán y el actual Presidente de la República, Daniel Ortega, cualquiera que lo observa puede pensar que es una alianza contra natura, pero es al contrario, ellos están defendiendo el pasado, esa visión arcaica del poder, esa visión donde el Estado es propiedad de los gobernantes”, indicó.
“A raíz de las reformas de 1995, la Constitución plantea que no puede haber reelección, lo que están haciendo los caudillos es utilizar otro método con otras palabras para volver al sistema de la perennización en el poder del gobernante”, sostuvo.