Política

Constitución supeditada

* Reformas PLC-FSLN son orgánicas, muy poco favorecen las garantías ciudadanas * Impasse en Asamblea es normal, afirma

Sergio Aguirre

Uno de los grandes males a lo largo de la historia de Nicaragua en materia constitucional es el grave error de la clase política en insistir en reformar la Carta Magna con el propósito de introducir el escabroso tema de la reelección presidencial como forma de perpetuarse en el poder, situación que únicamente ha traído inconformidad y violencia para el país, afirmó el jurista Cairo Manuel López.
Agregó que los conflictos que han vivido los nicaragüenses a través de los tiempos se dieron a causa de la reelección de quien llega al poder, del afán de querer entronizarse, a la solución violenta del conflicto político, al irrespeto al marco jurídico que proporciona la Constitución Política de la República.
“En lugar de ser la Constitución Política el marco en donde se dilucide el conflicto político, más bien es la solución política vía pactos la que hace reformar y transformar nuestra Carta Magna, de tal manera que el derecho se subordina a lo político, en lugar de que lo político se someta o se conciba dentro del marco jurídico”, sostuvo López.
No preparados para el parlamentarismo
En cuanto al cambio de sistema político de presidencialista a parlamentario, señaló que a su juicio, en estos momentos, en las actuales circunstancias, cuando existe un alto índice de analfabetismo en el país, es improcedente, ya que requiere una mayor maduración por parte de población, un mayor compromiso cívico.
“Creo que el país avanzó un poco al semiparlamentarismo al admitir y profundizar en las reformas a la Constitución de 1995 la aprobación de que se tengan informes por parte de los funcionarios públicos, comparecencias y a la vez interpelaciones, a eso se suma la reforma hecha en 2005, que como consecuencia de una interpelación podría destituirse a un ministro o un alto funcionario con el 60 por ciento de los votos, y con esa misma cantidad se podría ratificar a ministros y a altos funcionarios del poder, especialmente los embajadores”, señaló.
PLC parece estar firme
Sobre las reformas constitucionales planteadas por el FSLN y el PLC, el ex presidente de la Asamblea Nacional dijo que éstas se dan prácticamente alrededor de la parte orgánica, es decir, hacia los poderes del Estado, pero muy poco favorecen a los derechos y garantías ciudadanas, y esos son los temas que la gente deseara que una futura posible reforma, no con el propósito reeleccionista, analizara y discutiera.
Como ejemplos señaló el fortalecer la doble instancia en todos los procedimientos y procesos judiciales, reforzar las garantías ciudadanas, igualmente las garantías de carácter social y las garantías de orden económico.
En torno a la situación planteada por el FSLN en la Asamblea Nacional de que apoyará la aprobación del Código Penal siempre y cuando el PLC respalde su iniciativa de reformas, expresó que esas son tácticas parlamentarias que se utilizan en todas partes del mundo, romper un quórum para tratar de negociar posteriormente, pero hasta el momento lo que se ha observado es que los diputados del PLC que han suscrito el documento de Montelimar parecieran estar firmes en su posición.