Política

Sin reformas no hay libertad para Alemán

* Código Penal en el limbo, y sesión se frustró * De pronto los diputados del FSLN desaparecieron del hemiciclo

Ary Pantoja

La consigna de ayer en el Parlamento nicaragüense pareció ser: “sin reformas constitucionales no hay libertad para Arnoldo Alemán”. Ésta fue la interpretación de los diputados del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y de la Alianza Liberal Nicaragüense-Partido Conservador, ALN-PC, ante la ausencia de la bancada del Frente Sandinista.
Diez y 15 minutos de la mañana y apenas 25 diputados estaban presentes oficialmente en el hemiciclo, dos de ellos del Frente Sandinista. De pronto, los sandinistas desaparecieron por completo, excepto el presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, quien 20 minutos más tarde apareció en la mesa directiva, constató el quórum de ley y al encontrar registrados únicamente a 43 diputados, suspendió la sesión.
Sorprendidos, los liberales, conservadores, independientes y los del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, reclamaron la decisión. Infructuosamente exigieron a Núñez encender nuevamente la pizarra electrónica de asistencia. Al contrario, Núñez desapareció tan rápido como llegó.
El chantaje y el berrinche
Los liberales del PLC atribuyeron la maniobra del Frente Sandinista a un chantaje del presidente Daniel Ortega, en el sentido de que si no se aprueban las reformas constitucionales que incluyan la reelección presidencial y el cambio de sistema de gobierno, tampoco se aprobará el nuevo Código Penal que, una vez en vigor, “abrirá las celdas” a Arnoldo Alemán en tres meses.
A las 10:32 de la mañana, cuando Núñez hizo la constatación del quórum, sólo el sandinista Sadrach Zeledón y la convergente Miriam Argüello estaban presentes oficialmente. Es decir, que si se restan los sandinistas, los liberales, conservadores e independientes, sumaban 41 votos. Oficialmente, ninguno de los diputados del MRS estaba presente, aunque sí físicamente.
Las amenazas
El diputado Francisco Aguirre Sacasa, además de arremeter contra los sandinistas por el chantaje, reclamó la ausencia de Montealegre, pero también criticó a sus colegas del PLC que “siempre llegan tarde a las sesiones”. De hecho, al menos tres diputados de esta bancada llegaron después de la constatación del quórum.